Me he encontrado un perro. ¿Que hago?

Seguro que alguna vez te has encontrado en la situación de ver un perro deambulando perdido y no lo has cogido por no tener claro que debías hacer con él.


Por desgracia todavía vemos a diario, casos de perros perdidos, que se han alejado de sus guías o se han escapado de sus casas. Otros abandonados, que son encontrados y recogidos por asociaciones protectoras de animales que se dedican, a rehabilitarlos y buscarles una nueva familia.

Si no tienes claro que hacer si alguna vez encuentras a un perro perdido, a continuación te explicamos de que forma puedes ayudarle.


No le persigas para intentar cogerlo.


Se paciente y gánate su confianza poco a poco, dale su espacio. Probablemente esté asustado, y no es buena idea que te vea como una amenaza. Si llevas algo de comida, o premios de tu perro, ingeniatelas para que sea él el que decida acercarse a ti.

Llévale al veterinario, para revisar si tiene chip.


En el microchip subcutáneo que deberían llevar todos los perros, podemos encontrar los datos de su guía. Teléfono, dirección, etc... Si el perro se ha extraviado, es la forma más rápida de poder devolverselo a su guía, o hacer que el mismo veterinario se ponga en contacto con él. 




En el caso de que el perro no lleve chip, tienes distintas opciones.

 

Puedes adoptarlo, y darle una nueva oportunidad.


Si el perro no tiene numero de identificación, significa que no es de "nadie" con lo cual, puedes tomar la decisión de hacerte cargo de él y poder ofrecerle una nueva vida. La primera recomendación es que el veterinario le haga una revisión completa, le desparasite, interna y externamente, y ponga al día todas las vacunas necesarias.

 

Acógelo temporalmente, y buscale una nueva familia.


Si te lo puedes permitir, una buena opción es que te lo quedes de forma temporal, y seas tu mismo, el que intentes buscarle una nueva casa. Si es así, te lo agradecemos de antemano, y también el perro te lo agradecerá. Descubre si puede tener algún problema de conducta que necesite ser solucionado, en la medida de lo posible, para que de esta manera, su nueva familia se encuentre un perro lo más tranquilo y equilibrado posible. Le ayudarás mucho y minimizaras el riesgo de que vuelva a ser abandonado, de que pueda escaparse, o perderse de nuevo.

 

¿Y si no puedo hacerme cargo de él?


No siempre es posible poderse hacer cargo de un nuevo perro, y de hecho, no estás obligado a hacerlo, ya estás ayudando mucho simplemente con el hecho de haberte preocupado de recogerlo. Pues bien, a partir de aquí tenemos distintas opciones.

  • Contactar con una asociación protectora de animales
Existen una multitud de asociaciones dedicadas al rescate de animales, distribuidas por todas las comunidades. Ponte en contacto con alguna de tu zona, para ver si pueden hacerse cargo del perro, o si alguno de sus voluntarios o casas de acogida se podrían hacer cargo de buscarle una nueva familia. Es la mejor opción de las que te vamos a enumerar, insiste e intenta llamar a todas las que puedas, muchas veces están saturados y puede ser que no puedan acoger a más perros, pero seguro que alguna se puede hacer cargo.


  • Llamar al 112 o al SEPRONA
Ellos deberían poder recoger al perro y previamente llevarlo a la perrera municipal. Aunque en según que comunidades no es la mejor opción. Todos sabemos que es una perrera, y que es lo que pasa en algunas de ellas...

  • Llamar al Ayuntamiento de tu localidad
Una de las competencias del Ayuntamiento debería ser tener un servicio de recogida de perros abandonados. Aunque puedes encontrarte un "no" como respuesta, y tengas que recurrir al punto anterior. 
 Esperamos, que algún día, no tengamos que escribir este tipo de posts, que no haya necesidad de disponer de perreras, ni veamos a ningún perro solo, caminando por cualquier cuneta. Pero hasta ese día es de gran ayuda tu colaboración, para poder ayudar al máximo de perros posible.
 

5 Consejos para mejorar la llamada de tu perro

Tener una llamada fiable y segura es algo básico que todo perro debería aprender.

Son muchas las razones por las cuales deberías construir y trabajar la llamada en tu perro. Parece que es algo fácil de conseguir sobretodo en las primeras sesiones de entrenamiento. 
Hasta que aparecen las "malditas" distracciones. Otros perros, niños jugando, pajaros, palos, pelotas... Y un largo etcétera de estímulos motivantes para tu perro, que pueden hacer, que todo ese tiempo que has dedicado, te de la sensación de que no ha valido para nada.

A continuación te damos 5 Consejos básicos que te pueden ayudar a trabajar la llamada con tu perro.


1. Elije un lugar tranquilo y seguro para tus sesiones de entrenamiento.


Es importante que cuando te plantees entrenar con tu perro, elijas una localización que facilite la atención y la motivación de tu perro hacia ti. Aprender y entender nuevos ejercicios, implica que el perro tiene que estar concentrado en lo que tu le intentas transmitir, lo cual es un gran esfuerzo para él. Minimiza las distracciones en las primeras sesiones, hasta que el ejercicio, este entendido y bien ejecutado.
No es una buena idea, iniciar ningún ejercicio, en el parque mientras están los demás perros jugando y corriendo alrededor.
El peor "enemigo" a la hora de entrenar con un perro, es el autorefuerzo. Si tu perro consigue premiarse solo, no va a necesitar venir hacia ti.

 

2.  Planifica bien tus sesiones de entrenamiento. Cada detalle es importante.


La creencia de que para entrenar a un perro hay que ser "duros" es falsa. El entrenamiento, debe ser algo divertido, es un juego entre vosotros dos. Lo que si es esencial es, ser ordenado. Ordénate las ideas, que es lo que quieres trabajar, que es lo que quieres conseguir, y de que manera lo vas a plantear.
El lugar de entrenamiento, el tiempo, el refuerzo o premio que usarás, el material, las distracciones que pueda haber... Eso facilitará las cosas y ayudará a tu perro a estar más atento a ti.

 

3. Utiliza una señal clara, y un tono de voz adecuado.


Busca una señal clara y fácil (Ven, Etorri, Ona, Aquí...) siempre debe ser la misma, y utiliza un tono de voz agradable. Como hemos dicho antes, no por ser mas "duros" el perro aprenderá mejor, todo lo contrario, de hecho, puede empeorar la llamada y hacer que el perro no quiera acercarse a ti.
Un tono de voz "agresivo" o "aversivo" para el perro, puede hacerle entender que acercarse puede tener consecuencias negativas, con lo cual, hará todo lo que pueda para no venir. 

 

4. No vayas en busca de tu perro, haz que tu perro vaya en busca de ti!

 
Cuando le das la libertad a tu perro de pasear o ir sin correa debes ser consecuente, no debes estar llamándole constantemente. Usa la llamada únicamente cuando sea necesario. Refuerza la conducta de que sea él el que decide acercarse a ti, y no le persigas si no viene cuando le llamas, o conseguirás el efecto contrario. Prueba a llamarle y alejarte en dirección contraria, o moviéndote hacia atrás.

 

 

5. Busca un premio o refuerzo realmente motivante.


Para que el aprendizaje sea efectivo, necesitas contar con un refuerzo, que sea del agrado de tu perro, y que tenga un valor adecuado, como ya os explicamos en un post anterior. Sin motivación, no hay educación
Cada perro es distinto, y muchas veces no vale utilizar los mismos premios o refuerzos. Descubre que es lo que más le pueda gustar a tu perro y aprovechalo en tus sesiones de entrenamiento

Huye de la creencia "Mi perro tiene que venir siempre que le llame, simplemente porque debe saber que yo soy su dueño"   

Un perro que no viene a la llamada, no tiene un vinculo lo suficientemente fuerte con su guía, como para que éste resulte ser una recompensa lo suficientemente grande para él. Eso solo se consigue con el tiempo, haciendo las cosas bien, y ganándote la confianza y el amor de tu perro.

Para aprender más sobre este tema, os dejamos un enlace de interés sobre nuestra próxima edición del curso "Acudiendo a la llamada"


Cursos relacionados


Acudiendo a la llamada - 3 y 4 Marzo - Bilbao

Evento Facebook "Acudiendo a la llamada"
 

12 Razones para empezar a hacer deporte con tu perro

Empieza un nuevo año lleno de propósitos y retos. ¿Por que no compartirlos con tu mejor amigo?

Por todos es sabido que practicar deporte es saludable, reconfortante y adictivo. Una buena manera de motivarte y tener la fuerza de voluntad necesaria  para empezar, es poder compartir este propósito con el mejor colega de juegos que podrías tener. Tu perro!

Desde ZonaCan siempre proponemos la practica del deporte canino, no solamente en la mejora del estado físico, sino también, como herramienta terapeutica, con un enfoque útil, divertido, y respetuoso. Destinandola a la mejora tanto de la educación como de la relación entre perros y humanos.


La iniciación o la práctica de una disciplina deportiva canina, en ningún caso, debería significar algo traumatico para el perro, y al igual que la educación, jamás debería ir asociado a tecnicas o herramientas que pudieran, dañar tanto física como emocionalmente al animal. El deporte es algo que debe ser divertido, al fin y al cabo es un juego, un juego entre tu y tu perro.

 

A continuación os dejamos 12 razones, para 12 meses, por las que merece la pena y es conveniente que puedas iniciarte en alguna actividad deportiva formando equipo con tu mejor amigo.


1. Mejora la relación y el vínculo perro - guía


Tener una buena relación con tu perro es fundamental para que haya un entendimiento mutuo, además hará que aumenten vuestros niveles de Oxitocina, comúnmente llamada "hormona del amor", eso se traducirá en una sensación de bienestar, necesaria para un buen estado emocional. 

En toda relación, ya sea, de pareja, laboral, o con tu perro, debe existir una buena comunicación y una entendimiento por ambas partes. Solamente cuando eso es así, puedes conseguir que tenga éxito.


2. Ayuda a quemar energía, siempre de forma controlada


El ejercicio físico es algo necesario para el perro, siempre y cuando se haga de una forma controlada. La creencia popular de "Cuanto más ejercicio haga el perro, más cansado estará" es totalmente falsa. 
El deporte te ayuda a quemar energía de una forma saludable, es cierto, pero solamente, si se hace de la forma correcta, con ciertos limites, y con un propósito. Educar, y educar no solamente en controlar las conductas indeseadas, sino también educar en el juego, en un juego sano y controlado. En el que exista una buena comunicación y colaboración entre los dos.

3. Mejora la salud física y mental de ambos


Tal y como hemos comentado en el punto anterior, el buen estado físico y mental es algo totalmente necesario, no solamente en la práctica del deporte, sea cual sea la disciplina que practiquéis, sino también en el día a día.
Un perro física y mentalmente equilibrado, es menos probable que desarrolle problemas de conducta. Y en consecuéncia hace que nuestra relación con él se afiance más todavía.


4. Aumenta la autoestima y la confianza de tu perro


Cualquier disciplina deportiva, requiere aprender ciertas habilidades y "reglas del juego" con lo cual no deja de ser un reto tanto para tí como para el perro. Trabajar tanto habilidades, como ejercicios relacionados con el deporte que quieras realizar significa que tendréis que esforzaros, por tu parte, en enseñarlas y por parte de tu perro en aprender los ejercicios que le propongas, con lo cual mejorarás sus habilidades de trabajo, su confianza y su autoestima. Un perro confiado y seguro de si mismo, aprenderá a gestionar y resolver situaciones o problemas que se encuentre en su vida diaria de una forma mucho más exitosa. Eso le ayudará en sus relaciones sociales y sobretodo en vuestra convivéncia.


 

5. Ayuda a mantener el equilibrio emocional


Cualquiera que comparta la vida con un perro desea tener un perro equilibrado, una relación perfecta en la que no haya conflictos. Para ello es necesario que exista un buen equilibrio emocional, una colaboración y un entendimiento. El deporte no os mantendrá solamente en buena forma física, sino que también os ayudará en entenderos mutuamente y a saber que queréis el uno del otro

6. Puede ayudarte a mejorar la educación de tu perro


A través del deporte y las sesiones de entrenamiento, se pueden mejorar muchos aspectos de la educación de tu perro, además un perro acostumbrado a aprender y trabajar nuevas conductas o ejercicios tendrá más facilidad para retener, aprender y generalizar ejercicios, no solamente a la hora de practicar deporte, sino en otros entornos como, la calle o el domicilio.
 

7. Aumentará el autocontrol

 
Los ejercicios de autocontrol harán que tu perro mejore, tanto su rendimiento en el deporte como su capacidad de gestión de problemas. Analizar, pensar, escuchar, y actuar son algunas habilidades necesarias para que las decisiones sean acertadas, y por lo tanto recompensadas, no solamente físicamente, sino también de forma emocional. Evitando así muchos problemas de conducta y de relación, los cuales podra gestionar y resolver sin que sea necesaria tu intervención.


8. Aprenderá a gestionar problemas y situaciones diarias.


Tomar las decisiones adecuadas puede marcar la diferencia entre prevenir o provocar un conflicto. Los perros como animales sociales intentan, o deberían intentar evitar "meterse en líos". Aprender a gestionar problemas de forma correcta, es básico para la supervivencia. Tal y como te hemos contado anteriormente, es algo que todo perro debería aprender a hacer de manera independiente.


9. Previene el sobrepeso y los problemas asociados.


Tener un peso ideal no solo es una cuestión estética, sino que previene muchos problemas de salud, como podrían ser problemas en articulaciones, artritis, displasias de codo o cadera, problemas cardiacos, y un largo etcétera. y eso no solamente es cosa de humanos, sino también muy importante en perros. Y es nuestra obligación tener a nuestros perros en buen estado físico y de salud.

 

10. Se socializará con otros perros y personas.


Realizar una actividad divertida en presencia de otros perros y personas, ayudará a que el perro lo asocie a algo positivo, con lo cual ayudará en tu labor de tenerle bien socializado, tanto con otros perros como con el entorno que les rodea. Lo cual es algo básico en su vida.

11. Le ayudarás a cubrir algunas de sus necesidades básicas


Estimulación física y mental, habilidades sociales, juego... Son algunas de las necesidades básicas que todo perro debería tener cubiertas en su vida. Mediante la práctica del deporte ayudamos a dedicar un tiempo, a que estas necesidades sean proporcionadas, además de una forma divertida y agradable para el perro. Lo cual ayudará a que su desarrollo y estado anímico sea el adecuado.

 

12. Aprenderéis a jugar de una manera adecuada, útil y sana. 


El juego es algo que por lo general todo guía suele intentar proporcionar, pero no siempre se hace de la forma más adecuada. 

Muchas veces vemos perros en los parques, obsesionados con el juego (pelotas, palos, frisbees...) No se relacionan con otros perros y únicamente están delante de su guía, normalmente ladrando o reclamando el juguete de una forma algo obsesiva.

Aunque no se le de la importancia suficiente, os aseguramos, que esa conducta es un problema gravísimo, que puede tener consecuencias desastrosas, tanto en la conducta, como en la salud de nuestros perros. El juego debe tener unas "reglas" para que no se convierta en algo obsesivo, y se debe proporcionar siempre, en la medida adecuada y con una finalidad concreta. Jamás un perro debería anteponer el juego, a sus relaciones sociales, almenos, de una forma natural.






Ahora solo te falta decidirte, Agility, Dogfrisbee, Flyball, Pastoreo, Detección... Hay muchisimas disciplinas, todas ellas con distintas características y utilidades, piensa siempre en que es lo que más podría beneficiar y gustar a tu perro, quizás estos enlaces puedan ayudarte a descubrir algunos deportes caninos.

Club de Dogfrisbee  ZonaCan
Club de Agility ZonaCan 
Curso Iniciación al AGILITY 
Curso Iniciación al DOGFRISBEE
Curso "El Poder del Juego" 
GURE Sheepdog trial 2018 (Pastoreo)  

Y recuerda, infórmate y elige bien, la escuela y los profesionales en los que vas a confiar la educación y los entrenamientos con tu perro. No todo vale. Y si intuyes o ves conductas extrañas, desconfianza, miedos... No son fruto de la casualidad, alguna cosa no va bien y deberías replantearte, las formas o la elección de la disciplina deportiva.



5 Curiosidades sobre Puppy, el perro más famoso de Bilbao

Puppy, el West Highland Terrier más famoso de Bilbao, creado por Jeff Koons.

 

En las puertas del museo Guggenheim de Bilbao, nos espera esta espectacular escultura de flores, llamada por su creador Jeff Koons, Puppy

Desde su llegada a nuestra ciudad en 1997 recibe a diario cientos de visitantes, que hacen cola para fotografiarse junto a él. Pero... ¿seguro que lo sabes todo sobre este imponente cachorro?




A continuación te dejamos 5 datos curiosos sobre Puppy, que seguro te dejan con la boca abierta.

 

  • Mide 12 metros de altura y tiene un peso de 15 toneladas!
Sostenido por un armazon metálico, unos 40.000 agujeros en su manto de tierra abonada albergan las flores que lo adornan.

  • Cambiar las flores de Puppy cuesta alrededor de 100.000€
Cambia de flores dos veces al año, en Mayo y en Octubre, 40.000 flores, entre begonias, alegrías, lobelias, petunias y claveles.
En invierno y otoño se abriga con pensamientos, una flor que resiste bien al frío y al granizo.



  • Cada noche, un mecanismo situado en su interior activa el riego durante una hora y media. 
El sistema incluye goteros y reguladores de presión que permiten irrigar un máximo de 9.012,8 litros de agua a la hora

  • Existe un "hermano" de Puppy en Greenwich, Connecticut
Se exhibió por primera vez en el Rockefeller Center de Nueva York en 2001 aunque a partir de 2002 pasó a formar parte de la instalación permanente del museo que la Fundación Brant posee en Greenwich, Connecticut.

  • Solo hay un lugar donde Puppy no tiene flores.
En la papada. Colocan hiedra, una planta que crece sin problemas hacia abajo.






¿A tu perro no le gustan los viajes en coche?

Es algo contradictorio que a tu perro no le guste viajar en coche, si cuando sube suele ser para ir a sitios agradables y divertidos, verdad?

No te preocupes, es algo muy común sobretodo en cachorros o perros adoptados que no estén acostumbrados a viajar dentro de un vehículo.

Jadeos, exceso de salivación, lloros, hiperactividad, incluso vómitos. Son algunos de los síntomas que te harán detectar que tu perro no lo esta pasando bien.

¿QUE PODEMOS HACER PARA MINIMIZAR EL PROBLEMA?

Lo primero que debemos hacer cuando detectamos un problema, es analizar la situación
  • Se marea o se estresa siempre, sea cual sea la duración del viaje?
  • Donde viaja el perro. En el asiento de atrás, en el maletero, dentro de un transportín?
  • Que sistemas de sujeción utilizamos? Arnés de cinturón, collar, transportín...
  • El problema aparece independientemente de quién conduzca?
Hazte todas las preguntas necesarias que te permitan descubrir el origen del problema. Muchas veces simplemente aparece por que se marea, a causa de una conducción brusca, o una mala sujeción. Con lo cual tiene una mala asociación con montar en el coche. Es decir:

Ver el coche (condicionante) >>> Consecuencia conocida (mareos, golpes, inestabilidad) 
= Miedo, inseguridad (Aumento del nivel de estrés) 

El primer paso para empezar a solucionar el problema es ver donde esta el inicio del mismo. Cuando hay un condicionante claro, que lleva al perro a ese estado de nervios, tienes que empezar a contracondicionar ese estimulo negativo, para poder reducir su nivel de estrés, si no, no conseguirás el resultado que buscas.
Se muy progresivo y meticuloso en el proceso, plantéaselo como un juego, subiendo y bajando del coche por si mismo, jamás le fuerces a hacer algo que no quiere hacer, tiene que ser un proceso agradable para el perro.

Una vez tengas esto conseguido, convierte el coche en un lugar tranquilo y positivo. Puedes darle algún hueso o juguete interactivo para que lo coma dentro del vehículo, primero con la puerta abierta, luego cerrada, con el vehículo parado, para después arrancarlo, sin moverse, en movimiento, etc...

Imagínate un vídeo, de todo el proceso que hacéis a la hora de montar en el coche e ir a cualquier lugar, y divídelo en fotogramas (cada fotograma, sería un paso).

No des un paso adelante, hasta que el anterior esté asumido y positivizado.

Espero haber podido ayudaros a entender, el por qué de este problema tan común y haberos animado a solucionar el problema.

No obstante, lo mejor que podéis hacer es contactar con algún educador canino de vuestra zona para que os pueda asesorar en el proceso.

 

Displasia de cadera. ¿Qué es?¿Cómo tratarla?

La displasia de cadera es una enfermedad muy común, sobretodo en perros de razas grandes.


Pastor Alemán, Labrador Retriever, Golden Retriever, Mastín, Rottweiler... Son algunas de las razas con mayor predisposición a presentar la enfermedad.

Son varios los factores genéticos que pueden causar la displasia de cadera. Además de otros factores importantes como el sobrepeso, el  exceso de ejercicio, sobretodo en edades tempranas... Así como factores hereditarios.

Esta dividida en cuatro grados dependiendo de la gravedad de la enfermedad, segun la OFA nos lo muestra de la siguiente manera: 


  • Grado I: mínima alteración con pequeña subluxación y escasos cambios degenerativos.
  • Grado II: marcada subluxación lateral de la cabeza femoral, cuyo 25-50 % está fuera del acetábulo.
  • Grado III: el 50-75 % de la cabeza femoral está fuera del acetábulo; hay cambios degenerativos importantes.
  • Grado IV: luxación de la cabeza femoral con aplanamiento del borde acetabular y la cabeza femoral; hay cambios degenerativo importantes.

¿COMO PODEMOS DETECTAR SI NUESTRO PERRO TIENE DISPLASIA DE CADERA?


Visualmente se puede detectar en perros jovenes a partir de entre 5 y 6 meses, con la aparición de una cojera sin causas aparentes, aunque no siempre los sintomas pueden ser tan claros, variarán según el grado de displasia que presente el animal.

Algunas veces esta cojera puede desaparacer en cuanto el cachorro llega a la etapa final de su crecimiento, entre los 8 y los 11 meses, lo cual no significa que la enfermedad haya desaparecido, sino que aparecera más adelante con claros síntomas de artrosis.

En perros sociables que repentinamente, evitan jugar con otros perros, o incluso muestran comportamientos reactivos, también deberíamos hacerles una revisión completa para descartar una posible lesión de este tipo.

Muchas veces son reacciones que son fácilmente asociadas a problemas de comportamiento. Perros que se vuelven apaticos, que de repente dejan de querer salir a pasear, empeora la relación con sus guías, resbalan con sus patas traseras, rechazan las caricias o ser tocados en la zona afectada.

Así como con los sintomas que enumeramos a continuación:

  • Cojera que puede aumenta con el ejercicio
  • Caminar y trotar con balanceo de caderas
  • Rigidez matutina
  • Dificultad para levantarse
  • Atrofia muscular
  • Negativa a moverse
  • Cambios en el humor
  • Dolor a la palpación
  • Signo de Ortolani

Si detectamos alguno de estos síntomas lo primero que debemos hacer es acudir al veterinario para realizar las pruebas necesarias y detectar lo antes posible la lesión para poder tratarla debidamente.

¿COMO PODEMOS PREVENIR LA APARICIÓN DE LA DISPLASIA DE CADERA EN PERROS SANOS?


Lo primero que tenemos que cuidar, es la alimentación de nuestro perro, una buena comida puede ayudar a prevenir la displasia de cadera entre otras enfermedades. En caso de que la base de la alimentación de tu perro sea el pienso, busca alguna variedad que contenga condroprotectores y que tenga un contenido de proteínas adecuado.
Una alimentación hipocalórica a partir de los 3 meses y hasta los 8 meses protege de la displasia sobretodo a perros con un rápido crecimiento.


El peso es otro factor importante que debemos tener en cuenta, especialmente en edades tempranas, o en perros ancianos. Tener un peso adecuado disminuira mucho las probabilidades de desarrollar una displasia de cadera o suavizara los dolores y los sintomas en perros que ya tengan detectada esta afectación.

El exceso de ejercicio físico en etapas de crecimiento no es recomendable, sobretodo en perros de razas grandes, evita en la medida de lo posible los saltos, escaleras, juegos de "cazar" pelotas, palos, etc... 

Es muy recomendable acompañar su alimentación con complementos reforzadores de las articulaciones especialmente de nuevo, en perros de razas grandes y de edad avanzada.

Nos puede ayudar en la prevención, mantener al perro en buen estado muscular, realizar ejercicio físico, siempre de forma controlada y regular.

TRATAMIENTO


El tratamiento médico se basa en antiinflamatorios, podemos empezar por antiinflamatorios naturales, que no contiene substancias medicamentosas, si no obtenemos los resultados esperados pasar a los Aine’s y en casos extremos se recurre a córticos

Debemos incluir los nutracéuticos sobretodo los condroprotectores ya que  reducen la incidencia de artrosis y protegen el cartílago articular. 

Éstos son usados en perros sénior de forma muy general pero son muy útiles como protector articular en perros en crecimiento, existen condroportectores específicos para perros jóvenes. 

Las mejoras en el entorno y el hecho de dormir en un lugar cálido y alejado de las humedades.

La fisioterapia puede ayudar mucho a desarrollar mejor la musculatura a reducir el dolor, a sacar tensiones y eliminar compensaciones que el perro ha realizado con las posturas incorrectas y las posiciones antiálgicas. Ésta se basará en TENS, ultrasonidos, ejercicios terapéuticos, el uso de la hidroterapia, laser, ondas de choque.

Aunque existen métodos quirúrgicos como la escisión del músculo pectíneo, triple osteotomía de cadera, artroplastia de la cabeza femoral, osteotomía de pubis, forage, prótesis de cadera al mayoría se practican cuando el perro es joven para, supuestamente disminuir la posibilidad de artrosis coxofemoral secundaria en la edad adulta. La prótesis de cadera debe reservarse para casos graves y una vez ha finalizado el crecimiento.







Niños y Perros

La clave para una correcta convivencia entre ambos está en tus manos. Implica a tus hijos en la correcta educación del perro, y déjale participar activamente en el proceso.

Los niños siempre van a imitar las conductas de sus referentes adultos, si tu eres respetuoso, ellos aprenderán a serlo también. Tener hijos no está reñido con tener perros, ni tener perros está reñido con tener hijos. Niños y perros, es algo perfecto, y puede ser el inicio de una bonita amistad.

La mejor manera de crear una buena relación es implicar a tus hijos en la educación del perro.

Crea juegos y ejercicios que puedan hacer juntos, que sean muy reforzantes para el perro. Podéis construir juegos de estimulación mental, con materiales reciclados que tengáis en casa (Botellas, hueveras, pelotas de tennis, camisetas o trapos viejos, etc...)

Enseñale a tus hijos a respetar el espacio vital del perro, nos suelen divertir bastante imagenes o videos de niños encima de perros, abrazándoles, tumbándose encima de ellos, molestandoles en definitiva. Como cualquier ser racional, la paciencia del perro tiene un limite, y si el niño lo sobrepasa, éste se lo hará saber. Apartándose, huyendo, ladrando, gruñiendo... O en el peor de los casos mordiendo!

Un perro NUNCA muerde sin motivo, y siempre es el último recurso, ante una situación de miedo, inseguridad, o estrés agudo. Si ha llegado a pasar esto, es que alguna cosa en la relación o en la interacción entre ambos no va bien. Y no, el culpable no suele ser el perro, con lo cual, reñirle, gritarle, o incluso pegarle no va a hacer que mejore, todo lo contrario vas a crear una asociación muy negativa respecto al niño, que va a hacer que esa relación se rompa y se pierda toda la confianza. Analiza que ha pasado y solucionalo!

Asegurate de que tus hijos no molestan al perro mientras come.
Uno de los momentos más conflictivos puede ser a la hora de la comida. Igual que a nosotros no nos gusta que los niños nos molesten mientras estamos comiendo, a tu perro tampoco.  
Enseña a tu hijo a esperar a que el perro coma, para poder volver a interactuar con él, a no molestarle, y a respetar zona de confort. 
Una buena idea es que el niño sea el "encargado" de darle la comida al perro y de retirarle el plato cuando termine. De esta manera sentirá que tiene una labor muy útil que hacer y entenderá mejor, que tiene que esperar en otro lugar, a que el perro acabe de comer.

Dale a tu perro su espacio de descanso, siempre en un lugar tranquilo, que no sea de paso y sobretodo, lejos del lugar de juegos del niño. Es importante que el animal pueda tener sus momentos de sueño y descanso siempre que lo necesite.

Una de las normas básicas de convivencia entre ambos debería ser no molestar al perro cuando esté en su cama, durmiendo o descansando, y en caso contrario, evita que tu perro moleste al niño cuando esté en la cama, igual no te parece algo importante, pero todo tiene un porque.

El llanto de un niño, hace que todo el ambiente se tense, nos levantamos corriendo, nos estresamos, nos ponemos nerviosos. Y esas situaciones a los perros no les gustan, con lo cual, indirectamente va a crear una asociación negativa en presencia del niño, que le puede a crear cierta desconfianza.

Haz que disfruten de tiempo de calidad juntos, siempre bajo tu supervisión.

Implícale en las rutinas de paseo, enséñale como pasear con el perro de una forma tranquila, sin correr ni dar tirones de correa. 
Deja que le enseñe habilidades o comportamientos básicos. (Ven, sienta, tumba, quieto...), es algo útil cuando el niño crezca y pueda pasearle solo sin tu ayuda.
Explícale como debe acercarse a otros perros de una forma respetuosa, sin gritar ni correr, para que el perro no se asuste ni tenga una mala reacción. 

Lo normal en un perro, ante una situación desagradable o incómoda es huir y alejarse para evitar el problema, pero cuando hay una correa de por medio que se lo impide, probablemente va a intentar alejar al estímulo que le incomoda (tu hijo), ladrando, gruñiendo... Es algo normal, simplemente le está diciendo que no se acerque. Respétale.

Y lo más importante, dale ejemplo, tu eres el espejo en el que mirarse. Disfruta de la familia al completo y dale la oportunidad a tus hijos de compartir su vida con un perro, estoy seguro que se va a convertir en su mejor amigo!