El descanso del perro. Y cómo influye en su estado emocional.

El descanso es una de las principales necesidades que tu perro debe tener bien cubiertas.


Algo que para nosotros, como humanos es de vital importancia, para nuestro estado anímico, y que muchas veces priorizamos ante otras necesidades como el comer, o disfrutar de nuestro tiempo de ocio, es dormir.

Para los perros, tener un descanso correcto, influye de la misma forma en su estado emocional, tu deber es asegurarte de que así sea, para que eso no influya negativamente en su conducta.

Lo normal, para un perro, debería ser dormir entre 12 y 16 horas diarias, no necesariamente seguidas como es lógico, pero si, que pudiera tener la posibilidad de dormir y descansar cuando lo necesitara.

¿Cómo puede influir un mal descanso en su estado emocional?

  • Aumento del nivel de estrés.
  • Aparición de estereotipias o conductas compulsivas (lamerse, morderse las patas, perseguirse la cola...)
  • Malas conductas higiénicas (Pises y cacas en casa)
  • Problemas de miedos, inseguridades.
  • Problemas de reactividad, o agresividad asociados al miedo.
  • Perdida de apetito.
  • Problemas físicos asociados al estrés.

Son algunos ejemplos de problemas asociados que puede provocar la falta de sueño y descanso al perro.

¿Cómo puedo mejorar el descanso del perro?

  • Elegir una cama / manta adecuada. Que sea cómoda y de tamaño correcto.
  • Escoge un buen lugar de descanso (No pongas su cama en un sitio de paso constante).
  • Asegurate de que no es un lugar frío, ni demasiado cálido.
  • No le obligues a dormir donde tu quieras, déjale que sea él quien elija el lugar que más le guste.
  • No le molestes mientras descansa.
  • Dale la posibilidad de tener almenos 2 sitios de descanso, uno en "familia" por ejemplo en el salón. Otro en soledad, por si le apetece estar más tranquilo.
  • Si tienes hijos/as enseñales a respetar los momentos de tranquilidad del perro.

Seguro que estos consejos, te ayudan a mejorar sus momentos de descanso, y notas de que manera influyen en su conducta y estado emocional.

Muchas veces nos encontramos casos, donde aparecen comportamientos no deseados, que van muy ligados a este tipo de necesidades básicas, los cuales en un primer momento los propietarios, no relacionan. Y que simplemente teniendo en cuenta estas pequeñas cosas, se solucionan o mejoran notablemente.




Hablando de perros ¿El tamaño importa?

Las necesidades básicas de un perro, son las mismas indistintamente de su raza, tamaño o sexo.


Tener un perro de raza pequeña, no significa que tenga que ser tratado diferente que un perro de tamaño grande.

Su comportamiento, sus problemas, sus preocupaciones, su comunicación, y sobretodo sus necesidades son las mismas, simplemente con un tamaño reducido.

Es importante para su estado físico y mental, que le demos la oportunidad de "ser perro" de la misma forma que lo haríamos si fuera mas grande.


  • Debe socializarse con otros perros y personas.
  • Puede jugar a las mismas cosas.
  • Se le debe permitir realizar paseos, con y sin correa.
  • Debes dar importancia a su educación.
  • Permítele usar su nariz y fomentar su olfato.
  •  

Algunas cosas a tener en cuenta:

  • Interactua con él de forma adecuada, ten en cuenta que tu eres "enorme" para él.
  • Supervisa la interacción con perros mas grandes, simplemente por el hecho de que le puedan hacer daño sin querer.
  • Utiliza juguetes que sean cómodos y adecuados para el tamaño de su boca.
  • No por ser pequeño y facil de coger, le gusta estar en brazos!
  •  
No se trata de sobrepotegerlo, simplemente por el hecho de ser más pequeño, simplemente reducir el riesgo de que aparezcan problemas de conducta, asociados a nuestra forma de actuar hacia él. 

Tener estas cosas en cuenta, te ayudará a que pueda crecer de forma educada, a disminuir sus miedos y sobretodo a ser feliz. 

¿Estás seguro de que las caricias le gustan a tu perro?

La forma de interactuar y acariciar a tu perro, puede influir directamente en como va a ser vuestra relación.

En la mayoría de los casos utilizamos las caricias, o el refuerzo físico, no solo para recompensar conductas, sinó también como una forma afectuosa de relacionarnos con nuestros perros.

Tenemos la idea de que una caricia, es un muy buen refuerzo para el perro, ya que, ¿que mejor forma hay de demostrarle nuestro cariño hacia él?

Pero en muchos casos, sobretodo con perros inseguros o miedosos, esto puede ser una "arma de doble filo".

En otras palabras. Nuestra intención es utilizar la caricia como refuerzo positivo (premio) para hacerle entender al perro que ha hecho algo bien, o que su conducta nos gusta.

Pero, debes asegurarte, que la percepción del perro es la misma, si no es así, no solamente no estaremos reforzando positivamente una conducta, sinó que el perro va a entender la caricia, como algo negativo. Con lo cual, no le va a gustar repetir esa acción en otras ocasiones.


¿Como puedes saber si a tu perro ese tipo de refuerzo le gusta o no?

  • Aprende a identificar sus señales de calma, mientras le estás tocando. (Bostezos, apartarte la mirada, lamerse el hocico, girar la cabeza...).
  • ¿Se aleja de ti, cuando acercas tu mano a su cabeza?
  • ¿Cuando le llamas se para a una distancia prudencial, donde tu no llegas con tu mano a tocarle?
  • ¿Te esquiva, cuando ve que le vas a tocar?
  • ¿Te ladra o gruñe al tocarle alguna parte concreta de su cuerpo?

Con esto no quiero decir, que no puedas o debas acariciar a tu perro, simplemente debes entender, que hay momentos y momentos. En ocasiones, cuando un perro está concentrado, entrenando o trabajando contigo, no le apetece que le distraigas tocándole. Ya habrá otro momento en que él mismo busque tu contacto.

Otras veces ocurre, en sesiones de juego, o cuando hay otros refuerzos o premios distintos. Es decir, si el valor del reforzador (juguetes o comida) es mayor que el reforzador afectivo (caricias) el perro siempre va a preferir, el mayor premio posible. "No me des 10€, si me puedes dar 500€".

Estos pequeños detalles, pueden hacerle perder su confianza hacia ti, no únicamente a la hora de trabajar o entrenar, sinó en vuestra relación humano - perro. Si no le gusta tu forma de interactuar con él, no le va a gustar trabajar contigo, ni acercarse más de lo necesario, ya sea en momentos puntuales, o peor aún, en su día a día.

¿Cómo puedo mejorar ese refuerzo afectivo?

  • No seas brusco a la hora de tocarle.
  • Prueba de acariciarle desde abajo, en vez de por encima de la cabeza.
  • Deja de hacerlo, si te está pidiendo que pares.
  • Espera a que sea él, el que venga a buscar tu mano.
  • Evita abrazarle o levantarle del suelo.
  • Respeta su espacio.
Se paciente y respeta lo que el perro te pida en cada momento. De lo contrario, estropearás vuestra relación, por estar "castigando" algo que debería ser "premiado".
Aunque tu percepción sea del todo positiva, el perro no tiene porque estar entendiéndolo así.

¿Por qué SI debemos saludar a nuestros perros?

La comunicación, el respeto y la educación, son la base de cualquier relación. Un pilar esencial, si queremos tener una convivéncia correcta y tranquila con nuestros perros.


Cuando hablamos de malas conductas, relacionadas con destrozos en casa, ansiedad por separación, pises y cacas en vuestra ausencia, etc.

Seguro que lo primero que os viene a la cabeza es aquello de "No debes saludar al perro al entrar en casa".


Un "consejo" y una "pauta" muy extendida, tanto entre propietarios como profesionales caninos.


Pues bien, no solo es un GRAVE ERROR, sinó que además puede traeros consecuencias muy negativas en la relación con vuestro perro.

Pensad que vuestro perro lleva horas, esperando que volváis de trabajar, probablemente sea su mejor momento del día. Quizás lo que deberíamos hacer sea "matizar" esa frase.

  • No debes saludar al perro de manera efusiva.
  • Si te pones a su altura, ayudarás a evitar que salte encima de ti.
  • Explica a tus visitas, como deben actuar al entrar en vuestra casa.
  • Una vez le hayas saludado, espera a que esté tranquilo para seguir interactuando con él, salir a la calle, etc...
  • Evita regañarle si hace, o ha hecho alguna cosa que no te gusta. Él solo entenderá, que venir a saludarte no trae nada bueno.
Que tu perro no venga como un loco a saludarte, saltando, ladrando... No significa que te quiera menos, sinó que está excesivamente nervioso y estresado.


Así que, por supuesto que SI debes saludarle, pero de una manera correcta, tranquila y respetuosa.

¿Son adecuados los juguetes de tu perro?

Del mismo modo que las personas, los perros, también tienen distintos gustos y preferencias.


Debemos ser muy cuidadosos a la hora de elegir sus juguetes sobretodo a la hora de trabajar o entrenar con ellos, ya que una mala elección va a condicionar tanto su aprendizaje como su motivación, la cual es básica para que el perro esté dispuesto a querer divertirse y a aprender contigo.

Tal y como escribimos en un anterior post... Sin motivación no hay educación.

 

 

 

¿Que debemos tener en cuenta antes de escoger un juguete?

  • Tamaño: Sobretodo tiene que adaptarse al tamaño de la boca de tu perro, si necesita abrir excesivamente la boca o le cuesta agarrarlo, probablemente no le va a gustar, buscará las zonas mas estrechas, o incluso tus manos!
  • Textura: Busca juguetes agradables al tacto y a la mordida de tu perro, que sean blandos y cómodos. Sin protuberancias, ni piezas añadidas de plastico, etc...
  • Longitud: Especialmente en perros inseguros, busca juguetes donde cada uno tenga su espacio, tu por un lado y tu perro por otro, para que a medida que vaya cogiendo confianza podáis ir reduciendo ese tamaño.
  • Sin sonido: Los juguetes con pito, suelen excitar en exceso a muchos perros, sobretodo aquellos que ya son más nerviosos.
  • Edad del perro: Sobretodo con cachorros y perros de edad avanzada, hay que poner especial atención en este punto. Para evitar lesiones y accidentes busca juguetes y juegos adaptados a la edad de cada uno.
  • Calidad: Si buscas juguetes de mala calidad, no solamente se te pueden romper antes, sino que pueden no ser aptos para tu perro, pueden provocar lesiones y malas asociaciones que te complicarán la vida por ahorrar cuatro duros.
Seguro que teniendo en cuenta estos puntos, vuestra manera de jugar y sobretodo, la motivación de vuestros perros por jugar con vosotros, algo básico y esencial en su proceso de educación, mejorará notablemente.

6 Consejos para socializar correctamente al cachorro

Socializar al cachorro es una de las primeras recomendaciones que nos dan a la hora de iniciar la convivencia con el nuevo miembro de la familia. 


No parece una tarea demasiado difícil, pero si no lo hacemos como es debido, pueden aparecer problemas de conducta en nuestro perro, que más adelante pueden ser un quebradero de cabeza.

A continuación os dejamos unos sencillos consejos que os facilitarán esta labor, y os ayudaran a que el proceso de socialización sea el más adecuado para tu perro.


  • La socialización no solamente debe centrarse en conocer o interactuar con otros perros.

El entorno donde vivimos, la gente, otros animales... En definitiva, todo aquello que en un futuro vaya a formar parte de su vida, es importante. No descuides ninguna cosa, ninguna persona, sea adulta o sean niños, hombres, mujeres, ancianos. Refuérzale la correcta interacción con cualquiera de ellos, y haz que siempre sea de una forma educada y tranquila, tanto por parte del cachorro, como por parte del otro individuo.

  • Asegurate de que siempre tenga experiencias positivas.

Elige las situaciones, o los individuos adecuados para que no tenga experiencias traumáticas. Una mala interacción en esta etapa te puede estropear el trabajo. Haz que todas sus relaciones, tanto con el entorno, humanos o perros, siempre le dejen un buen sabor de boca, de esta manera la próxima vez tendrá ganas de volver a interactuar con ellos.



  • Respeta el ritmo de aprendizaje de tu perro.

Cada perro tiene un carácter y una personalidad distintos, con lo cual aprenden a ritmos diferentes. No le obligues a hacer nada que todavía no esté preparado o seguro de hacer. Se muy progresivo y muy paciente en el proceso, deja que sea él mismo el que marque los pasos a seguir.

  • Vigila el tiempo de exposición y de interacción con el entorno.

No por estar más rato jugando con otros perros o personas va a socializarse mejor, ni más rápido. No caigas en ese error. Ten en cuenta la edad que tiene tu perro, y se consciente, de que no puede tener el mismo tiempo de actividad que un perro adulto. Si el perro está cansado, está agobiado, o te muestra de alguna manera que quiere irse o terminar de relacionarse, respétalo! Ya tendrás tiempo la próxima vez de seguir socializándole.

  • Elige cuidadosamente con que perros se relaciona.

Los demás perros adultos, son los que poco a poco le van a ir enseñando a relacionarse entre ellos, y a medida que vaya creciendo le van a marcar ciertos limites, para que entienda y aprenda a evitar conflictos y a gestionar distintas situaciones. Eso quiere decir, que no todos los perros valen, en este momento. Evita perros con problemas de conducta, perros muy bruscos a la hora de jugar, etc... Recuerda que deben ser siempre experiencias positivas, vigila que no le hagan daño jugando, ni le agobien demasiado.

  • No intervengas a no ser que sea estrictamente necesario.

Un cachorro debe tener la oportunidad de descubrir el mundo por sí mismo, déjale explorar, investigar, relacionarse, equivocarse... Tu solo observa y acompañale, pero haz que sea él quien gestione las situaciones,  no te entrometas, a no ser que sea en caso de extrema necesidad. Nuestra interacción solo puede hacerle dudar o crear un conflicto donde no lo hay.

Aprende a disfrutar de la compañía de tu nuevo amigo, siempre de la forma más respetuosa posible, no tengáis prisa por aprender, deja que todo siga su curso natural y de esta manera conseguiréis superar esta fase tan importante en la vida del perro de forma exitosa.

¿Necesitas ayuda?¿Tienes más dudas, y no sabes como afrontarlas?

 

Por si os puede interesar, os dejamos la información sobre nuestra próxima edición del curso "Educación para Cachorros" que impartiremos los próximos 21 y 22 de Abril en Bilbao. Donde hablaremos sobre este tema, entre otros muchos, de esta etapa tan importante de la vida del perro.

También puedes ampliar la información y ver el temario a través del evento de Facebook.
Curso: Educación para Cachorros - Evento Facebook 








Con perros... En la nieve

Con las nevadas caídas estos últimos días en muchos puntos de la península, seguro que muchos de vosotros os animáis a ir con vuestros perros a la nieve.


Las excursiones caninas son una buena manera de socializar a nuestros perros, de hacer ejercicio, y de disfrutar de su compañía de una manera muy saludable.

Muchos de vosotros nos estáis consultando, si es adecuado llevarles a la nieve, las precauciones que debéis tomar, que podéis hacer para combatir el frío y si es peligroso para sus almohadillas, etc...

Para poder resolver algunas dudas, hemos preguntado a nuestra amiga Elsa Apolo, de DePerros, que cuenta con una gran experiencia en excursiones perrunas, además de ser una excelente educadora canina.

A continuación os dejamos con la entrevista que le hemos hecho para que nos resuelva todas las dudas que le hemos planteado desde ZonaCan Educación canina.


¿Una excursión a la nieve es recomendable para todo tipo de perros?  



Al menos sí para la mayoría. Descartaría cachorros o perros muy mayores. Y hay que tener cuidado con perros muy pequeños cuando hay muchos centímetros de nieve.


¿Es necesario realizar algún tipo de preparación previa?



Para el tipo de excursión a la nieve que organizamos en De Perros, al menos es recomendable que el perro esté acostumbrado a dar largos paseos. Por no hablar de las personas…




 

 ¿Que metes en tu mochila DePerros a la hora de organizar una excursión invernal?



Para cualquier excursión siempre llevamos un botiquín con cosas básicas: pinzas, gasas, esparadrapo, algún desinfectante, etc. Comida y bebida suficiente.
Para la nieve además llevamos agua, unos botines y crema protectora para las almohadillas.


¿Qué precauciones debemos tomar?



Siempre que hagamos alguna salida al campo debemos tener varias precauciones; primero para nosotros y seguidamente para nuestros perros. Para no alargarnos mucho, os compartimos este artículo bastante completo:http://www.deperrosrivas.es/ir-con-perro-al-campo-o-la-montana/

 

 

¿Es perjudicial para sus almohadillas?¿Como podemos evitar que se agrieten?



Muchos perros ni se enteran. Pero hay otros, que tienen las almohadillas más débiles que pueden hacerse alguna herida, grietas, etc.
Para evitarlo se puede dar un tratamiento protector unos días antes y por supuesto el día de la salida. Si acostumbramos al perro previamente, también podemos ponerle unos botines.

Hay que tener en cuenta el estado de la nieve, cuando está blandita es ideal, si se ha formado hielo puede ser peligroso.

¿Que diferencias hay entre una excursión común y una salida con nieve?



Las excursiones de senderismo que organizamos son de dificultad baja, mientras que la excursión de las raquetas sería cómo mínimo dificultad media. Es mucho más exigente para las personas.
Los perros disfrutan muchísimo en cualquiera de ellas, pero correr por la nieve les vuelve locos a casi todos.

¿Que podemos hacer si se les forma hielo, en las patas?



Podemos prevenirlo cortando un poco los pelitos entre los dedos (un poco). También podemos usar crema protectora especial o incluso vaselina para evitar que se acumule.
Después de la excursión hay que secarles muy bien.

 
Por último, no nos podemos olvidar de hacerles una pequeña revisión, sobre todo en las patas para comprobar que no han sufrido ningún daño.