El Poder de No Hacer Nada

Menos, es más. Esa debería ser la primera cosa que deberíamos entender, ante la llegada de un nuevo perro a casa.

Para cualquier perro, ya sea cachorro, o un perro adoptado de edad adulta, es un gran cambio en su vida el hecho de llegar a un nuevo hogar. Todo es nuevo para él.

Y ante cualquier cambio, es necesario pasar por un periodo de adaptación, igual que para nosotros, el cambiar de trabajo, de ciudad, o incluso cambiar de coche.

Pero, como es lógico, para nosotros es una gran ilusión tener un nuevo miembro en la familia, y tenemos una necesidad (equivocada) de empezar cuanto antes a educarle, o enseñarle a hacer distintas cosas, para así evitar futuros problemas de conducta y tener a ese perro diez, con el que todos soñamos.

Está muy bien tener el compromiso, de querer educarle y dedicarle todo el tiempo que sea necesario para poder conseguir que sea un perro tranquilo y feliz, pero cada cosa a su tiempo.

¿Y por qué? Pues muy simple, lo primero que debemos entender, es que, sobretodo en los primeros días o semanas, el nivel de estrés del perro está muy por encima de lo que debería ser habitual, con lo cual, probablemente no sea capaz de gestionar, ni entender de la forma adecuada todo lo que estamos dispuestos a enseñarle.

Su prioridad en este momento, es descubrir su nueva familia, su nuevo entorno, todos los estímulos nuevos con los que va a tener que convivir. Y eso necesita tiempo.

Por otro lado, tu prioridad durante este periodo, debe ser conocer muy bien a tu perro. ¿Que le gusta?¿Que no le gusta? Si trae en su "maleta" problemas de comportamiento, o no. De esta manera, seguro, que llegado el momento, os es mucho más sencillo poder entrenar con él y poder ofrecerle refuerzos positivos de mucho más valor, con lo cual, la probabilidad de éxito, aumentará considerablemente.

A menudo, el no hacer nada, es la mejor opción. Simplemente conoceros, observaros, acompañaros, y disfrutar el uno del otro. Tendréis toda la vida para poder aprender cosas nuevas juntos.


Estrés humano vs. Estrés canino

¿Alguna vez te has parado a pensar que tu perro, es el reflejo de tu estado emocional? Muchos comportamientos no deseados tienen el origen en nosotros mismos.

Cuantas veces hemos oído eso de que los perros se parecen a sus dueños, pues sí, así es.

El estado emocional de nuestros perros, igual que posiblemente de otros miembros de la familia, estará condicionado por como nos encontramos nosotros mismos anímicamente.

El estrés como tal, es algo especialmente "contagioso" y es uno de los factores asociados a los problemas de conducta. 
El aumento de cortisol en nuestro organismo de forma prolongada, puede tener un efecto directo sobre nuestro perro y en consecuencia con su forma de comportarse.

Si queremos que nuestro compañero se comporte de forma tranquila, este relajado en casa, o en presencia de otros perros, debemos ser justos y ser el mejor ejemplo de lo que esperamos de él.

¿Como vas a pedirle a tu perro que no ladre, si tu estás gritando todo el día?


Los perros al igual que nosotros, son animales sociales, y se referencian en otros individuos con los que conviven.

El estrés diario, es algo normal, incluso necesario, eso si, siempre dentro de unos límites controlados. Busca la manera de canalizar, o reducir tu estrés y mejora tu vida y la de los que están a tu alrededor, incluso la de tu perro.


Nueva temporada 2019/2020

Como todos los años, por estas fechas, iniciamos la nueva temporada de actividades caninas, en ZonaCan Bilbao!





Recordad que disponemos de diferentes grupos y horarios, para satisfacer las necesidades de todos nuestros socios, también en fin de semana!

Podéis solicitarnos más información sin compromiso escribiéndonos a: info@zonacan.com o rellenando el formulario que encontraréis en la pestaña "Contacto".


5 Libros imprescindibles para tu biblioteca canina

Como el saber no ocupa lugar, os hemos preparado una lista de 5 libros caninos para que disfrutéis este verano!

Cuando buscamos información sobre educación canina, o libros interesantes para aprender sobre perros, tenemos una gran oferta, tanto en internet, como en tiendas especializadas. Pero cuidado! No toda la información que podemos encontrar es fiable, ni está actualizada.

Por eso nos gustaría haceros esta pequeña selección de algunos libros interesantes y muy recomendables para que tengáis buena información, que os ayudará a entender y mejorar la vida de vuestros perros.

1. El lenguaje de los perros: Las señales de calma. De Turid Rugaas.

Basada en sus propias experiencias, la autora descubre las claves del lenguaje de los perros que nos permitirán una comunicación más directa y eficaz con nuestros animales de compañía.Escrita de forma asequible, con múltiples casos prácticos, constituye una obra esencial para los profesionales y amantes en general del mundo del perro. Esta obra te abrirá un nuevo mundo de comunicación con los perros. Te preguntarás cómo es que nadie nos los hizo ver antes. Es de sentido común, práctica y muy lógica. A partir de este momento disfrutarás mucho más de la observación de los perros y estarás mucho más pendiente de su bienestar. 




2. El choque de culturas. De Jean Donaldson

Este libro te muestra como piensa tu perro, aquello que lo motiva y como lograr el comportamiento deseado aplicando los principios científicos. En esta obra encontrarás un punto de vista apasionante sobre la ancestral relación entre los humanos y los perros. El trabajo con sus propios perros y con los de sus clientes, sumado a sus trabajos de investigación y estudio al lado de otros conductistas caninos, ha llevado a Jean Donaldson a la conclusión de que, con casi total seguridad, los perros aprenden exclusivamente a través del condicionamiento operante y del condicionamiento clásico.






3. Adiestra a tu perro en positivo. De Santi Vidal

¿Cómo conseguir «buenos perros? la mayoría de las veces el problema radica en la comunicación, al igual que sucede con los seres humanos. En este libro y DVD vas a encontrar información sobre la educación canina. No es un trabajo más sobre el tema, sino una visión muy diferente y a la vez muy eficaz. Durante años se ha hablado sobre los problemas que para las personas genera la convivencia con los perros, aludiendo a etiquetas como que son agresivos, destructivos, maleducados, hiperactivos? Este libro te enseña, desde el punto de vista canino, el problema que les genera a los perros la convivencia con nosotros, de forma que podamos tratarlos con otro prisma: desde la comprensión, la empatía y la amabilidad. Descubrirás que con muy poco esfuerzo y cambiando la forma de interactuar con tu perro, lograrás una convivencia mejor y tendrás un perro educado, tranquilo y feliz. Todo ello desde un enfoque que te sorprenderá al principio, pero con el que rápidamente descubrirás grandes progresos: la educación canina en positivo, sin ninguna corrección ni castigos? no cabe ni siquiera decirle «no» a tu perro.


4. Dominancia: ¿Realidad o ficción? De Barry Eaton

Barry Eaton explora en esta obra un concepto alternativo a otros modos de plantearse la relación ente los perros y los humanos.Las preguntas que se plantea son: ¿El dueño necesita ser dominante con su perro para lograr una convivencia pacífica? ¿Qué significa para nosotros la palabra dominancia? Además de dar respuesta a esas cuestiones, analiza con detalle las reglas de la manada que durante tanto tiempo nos han insistido que apliquemos en nuestra relación con los perros y se comparan con lo que en realidad ocurre en las manadas de lobos en libertad. El debate que plantea trata de responder a esta pregunta: ¿Tienen nuestros perros una agenda oculta para elevar su estatus sobre nosotros, los humanos, o son simplemente oportunistas que toman ventaja de las situaciones? ¡Acepta el reto que plantea! 




5. Entrenamiento con clicker: La base perfecta. De Kay Lawrence

Este libro combina en un único volumen los exitosos manuales de nivel de base y principiante, correspondientes a los cursos de clicker CAP1 y CAP2. Es la elección ideal para quienes desean consolidar sus conocimientos o iniciarse en el aprendizaje del entrenamiento con clicker por su cuenta.Adquiere las habilidades esenciales: el uso apropiado de recompensas, cómo poner conductas bajo señal, cómo y por qué funciona el clicker, así como los fundamentos de las técnicas de moldeado libre y target. Disfruta con tu perro superando retos mientras aprendes a planificar su aprendizaje fragmentando las conductas en pequeños y fáciles segmentos. Desarrolla tu destreza para moldear conductas. A través de este método de enseñanza, preciso y creativo, tu perro será capaz de aprender conductas con un altísimo nivel de fiabilidad mientras ambos os divertís.Kay Laurence es una de las mayores expertas en entrenamiento con clicker a nivel mundial. Su don para entender a los perros y su amplia experiencia docente hacen que este curso sea revelador y extraordinariamente claro. Kay ha ganado reconocimiento mundial por aportar técnicas prácticas. Dichas técnicas son capaces de inspirar a otros entrenadores ofreciéndoles, así, una honda sensación de autorrealización. 

Esta, no deja de ser una pequeña selección, pero es un buen inicio para despertaros ese gusanillo por aprender todavía más sobre perros.

Podéis encontrar estos libros, clickando en los enlaces que os he dejado en los titulos de cada uno.

Disfrutadlos, tanto como disfrutamos nosotros en su día leyendolos. Seguro que que os ayudan a mejorar vuestra relación, y a disfrutar más de vuestro día a día.

El descanso del perro. Y cómo influye en su estado emocional.

El descanso es una de las principales necesidades que tu perro debe tener bien cubiertas.


Algo que para nosotros, como humanos es de vital importancia, para nuestro estado anímico, y que muchas veces priorizamos ante otras necesidades como el comer, o disfrutar de nuestro tiempo de ocio, es dormir.

Para los perros, tener un descanso correcto, influye de la misma forma en su estado emocional, tu deber es asegurarte de que así sea, para que eso no influya negativamente en su conducta.

Lo normal, para un perro, debería ser dormir entre 12 y 16 horas diarias, no necesariamente seguidas como es lógico, pero si, que pudiera tener la posibilidad de dormir y descansar cuando lo necesitara.

¿Cómo puede influir un mal descanso en su estado emocional?

  • Aumento del nivel de estrés.
  • Aparición de estereotipias o conductas compulsivas (lamerse, morderse las patas, perseguirse la cola...)
  • Malas conductas higiénicas (Pises y cacas en casa)
  • Problemas de miedos, inseguridades.
  • Problemas de reactividad, o agresividad asociados al miedo.
  • Perdida de apetito.
  • Problemas físicos asociados al estrés.

Son algunos ejemplos de problemas asociados que puede provocar la falta de sueño y descanso al perro.

¿Cómo puedo mejorar el descanso del perro?

  • Elegir una cama / manta adecuada. Que sea cómoda y de tamaño correcto.
  • Escoge un buen lugar de descanso (No pongas su cama en un sitio de paso constante).
  • Asegurate de que no es un lugar frío, ni demasiado cálido.
  • No le obligues a dormir donde tu quieras, déjale que sea él quien elija el lugar que más le guste.
  • No le molestes mientras descansa.
  • Dale la posibilidad de tener almenos 2 sitios de descanso, uno en "familia" por ejemplo en el salón. Otro en soledad, por si le apetece estar más tranquilo.
  • Si tienes hijos/as enseñales a respetar los momentos de tranquilidad del perro.

Seguro que estos consejos, te ayudan a mejorar sus momentos de descanso, y notas de que manera influyen en su conducta y estado emocional.

Muchas veces nos encontramos casos, donde aparecen comportamientos no deseados, que van muy ligados a este tipo de necesidades básicas, los cuales en un primer momento los propietarios, no relacionan. Y que simplemente teniendo en cuenta estas pequeñas cosas, se solucionan o mejoran notablemente.




Hablando de perros ¿El tamaño importa?

Las necesidades básicas de un perro, son las mismas indistintamente de su raza, tamaño o sexo.


Tener un perro de raza pequeña, no significa que tenga que ser tratado diferente que un perro de tamaño grande.

Su comportamiento, sus problemas, sus preocupaciones, su comunicación, y sobretodo sus necesidades son las mismas, simplemente con un tamaño reducido.

Es importante para su estado físico y mental, que le demos la oportunidad de "ser perro" de la misma forma que lo haríamos si fuera mas grande.


  • Debe socializarse con otros perros y personas.
  • Puede jugar a las mismas cosas.
  • Se le debe permitir realizar paseos, con y sin correa.
  • Debes dar importancia a su educación.
  • Permítele usar su nariz y fomentar su olfato.
  •  

Algunas cosas a tener en cuenta:

  • Interactua con él de forma adecuada, ten en cuenta que tu eres "enorme" para él.
  • Supervisa la interacción con perros mas grandes, simplemente por el hecho de que le puedan hacer daño sin querer.
  • Utiliza juguetes que sean cómodos y adecuados para el tamaño de su boca.
  • No por ser pequeño y facil de coger, le gusta estar en brazos!
  •  
No se trata de sobrepotegerlo, simplemente por el hecho de ser más pequeño, simplemente reducir el riesgo de que aparezcan problemas de conducta, asociados a nuestra forma de actuar hacia él. 

Tener estas cosas en cuenta, te ayudará a que pueda crecer de forma educada, a disminuir sus miedos y sobretodo a ser feliz. 

¿Estás seguro de que las caricias le gustan a tu perro?

La forma de interactuar y acariciar a tu perro, puede influir directamente en como va a ser vuestra relación.

En la mayoría de los casos utilizamos las caricias, o el refuerzo físico, no solo para recompensar conductas, sinó también como una forma afectuosa de relacionarnos con nuestros perros.

Tenemos la idea de que una caricia, es un muy buen refuerzo para el perro, ya que, ¿que mejor forma hay de demostrarle nuestro cariño hacia él?

Pero en muchos casos, sobretodo con perros inseguros o miedosos, esto puede ser una "arma de doble filo".

En otras palabras. Nuestra intención es utilizar la caricia como refuerzo positivo (premio) para hacerle entender al perro que ha hecho algo bien, o que su conducta nos gusta.

Pero, debes asegurarte, que la percepción del perro es la misma, si no es así, no solamente no estaremos reforzando positivamente una conducta, sinó que el perro va a entender la caricia, como algo negativo. Con lo cual, no le va a gustar repetir esa acción en otras ocasiones.


¿Como puedes saber si a tu perro ese tipo de refuerzo le gusta o no?

  • Aprende a identificar sus señales de calma, mientras le estás tocando. (Bostezos, apartarte la mirada, lamerse el hocico, girar la cabeza...).
  • ¿Se aleja de ti, cuando acercas tu mano a su cabeza?
  • ¿Cuando le llamas se para a una distancia prudencial, donde tu no llegas con tu mano a tocarle?
  • ¿Te esquiva, cuando ve que le vas a tocar?
  • ¿Te ladra o gruñe al tocarle alguna parte concreta de su cuerpo?

Con esto no quiero decir, que no puedas o debas acariciar a tu perro, simplemente debes entender, que hay momentos y momentos. En ocasiones, cuando un perro está concentrado, entrenando o trabajando contigo, no le apetece que le distraigas tocándole. Ya habrá otro momento en que él mismo busque tu contacto.

Otras veces ocurre, en sesiones de juego, o cuando hay otros refuerzos o premios distintos. Es decir, si el valor del reforzador (juguetes o comida) es mayor que el reforzador afectivo (caricias) el perro siempre va a preferir, el mayor premio posible. "No me des 10€, si me puedes dar 500€".

Estos pequeños detalles, pueden hacerle perder su confianza hacia ti, no únicamente a la hora de trabajar o entrenar, sinó en vuestra relación humano - perro. Si no le gusta tu forma de interactuar con él, no le va a gustar trabajar contigo, ni acercarse más de lo necesario, ya sea en momentos puntuales, o peor aún, en su día a día.

¿Cómo puedo mejorar ese refuerzo afectivo?

  • No seas brusco a la hora de tocarle.
  • Prueba de acariciarle desde abajo, en vez de por encima de la cabeza.
  • Deja de hacerlo, si te está pidiendo que pares.
  • Espera a que sea él, el que venga a buscar tu mano.
  • Evita abrazarle o levantarle del suelo.
  • Respeta su espacio.
Se paciente y respeta lo que el perro te pida en cada momento. De lo contrario, estropearás vuestra relación, por estar "castigando" algo que debería ser "premiado".
Aunque tu percepción sea del todo positiva, el perro no tiene porque estar entendiéndolo así.