¿A tu perro no le gustan los viajes en coche?

Es algo contradictorio que a tu perro no le guste viajar en coche, si cuando sube suele ser para ir a sitios agradables y divertidos, verdad?

No te preocupes, es algo muy común sobretodo en cachorros o perros adoptados que no estén acostumbrados a viajar dentro de un vehículo.

Jadeos, exceso de salivación, lloros, hiperactividad, incluso vómitos. Son algunos de los síntomas que te harán detectar que tu perro no lo esta pasando bien.

¿QUE PODEMOS HACER PARA MINIMIZAR EL PROBLEMA?

Lo primero que debemos hacer cuando detectamos un problema, es analizar la situación
  • Se marea o se estresa siempre, sea cual sea la duración del viaje?
  • Donde viaja el perro. En el asiento de atrás, en el maletero, dentro de un transportín?
  • Que sistemas de sujeción utilizamos? Arnés de cinturón, collar, transportín...
  • El problema aparece independientemente de quién conduzca?
Hazte todas las preguntas necesarias que te permitan descubrir el origen del problema. Muchas veces simplemente aparece por que se marea, a causa de una conducción brusca, o una mala sujeción. Con lo cual tiene una mala asociación con montar en el coche. Es decir:

Ver el coche (condicionante) >>> Consecuencia conocida (mareos, golpes, inestabilidad) 
= Miedo, inseguridad (Aumento del nivel de estrés) 

El primer paso para empezar a solucionar el problema es ver donde esta el inicio del mismo. Cuando hay un condicionante claro, que lleva al perro a ese estado de nervios, tienes que empezar a contracondicionar ese estimulo negativo, para poder reducir su nivel de estrés, si no, no conseguirás el resultado que buscas.
Se muy progresivo y meticuloso en el proceso, plantéaselo como un juego, subiendo y bajando del coche por si mismo, jamás le fuerces a hacer algo que no quiere hacer, tiene que ser un proceso agradable para el perro.

Una vez tengas esto conseguido, convierte el coche en un lugar tranquilo y positivo. Puedes darle algún hueso o juguete interactivo para que lo coma dentro del vehículo, primero con la puerta abierta, luego cerrada, con el vehículo parado, para después arrancarlo, sin moverse, en movimiento, etc...

Imagínate un vídeo, de todo el proceso que hacéis a la hora de montar en el coche e ir a cualquier lugar, y divídelo en fotogramas (cada fotograma, sería un paso).

No des un paso adelante, hasta que el anterior esté asumido y positivizado.

Espero haber podido ayudaros a entender, el por qué de este problema tan común y haberos animado a solucionar el problema.

No obstante, lo mejor que podéis hacer es contactar con algún educador canino de vuestra zona para que os pueda asesorar en el proceso.

 

Displasia de cadera. ¿Qué es?¿Cómo tratarla?

La displasia de cadera es una enfermedad muy común, sobretodo en perros de razas grandes.


Pastor Alemán, Labrador Retriever, Golden Retriever, Mastín, Rottweiler... Son algunas de las razas con mayor predisposición a presentar la enfermedad.

Son varios los factores genéticos que pueden causar la displasia de cadera. Además de otros factores importantes como el sobrepeso, el  exceso de ejercicio, sobretodo en edades tempranas... Así como factores hereditarios.

Esta dividida en cuatro grados dependiendo de la gravedad de la enfermedad, segun la OFA nos lo muestra de la siguiente manera: 


  • Grado I: mínima alteración con pequeña subluxación y escasos cambios degenerativos.
  • Grado II: marcada subluxación lateral de la cabeza femoral, cuyo 25-50 % está fuera del acetábulo.
  • Grado III: el 50-75 % de la cabeza femoral está fuera del acetábulo; hay cambios degenerativos importantes.
  • Grado IV: luxación de la cabeza femoral con aplanamiento del borde acetabular y la cabeza femoral; hay cambios degenerativo importantes.

¿COMO PODEMOS DETECTAR SI NUESTRO PERRO TIENE DISPLASIA DE CADERA?


Visualmente se puede detectar en perros jovenes a partir de entre 5 y 6 meses, con la aparición de una cojera sin causas aparentes, aunque no siempre los sintomas pueden ser tan claros, variarán según el grado de displasia que presente el animal.

Algunas veces esta cojera puede desaparacer en cuanto el cachorro llega a la etapa final de su crecimiento, entre los 8 y los 11 meses, lo cual no significa que la enfermedad haya desaparecido, sino que aparecera más adelante con claros síntomas de artrosis.

En perros sociables que repentinamente, evitan jugar con otros perros, o incluso muestran comportamientos reactivos, también deberíamos hacerles una revisión completa para descartar una posible lesión de este tipo.

Muchas veces son reacciones que son fácilmente asociadas a problemas de comportamiento. Perros que se vuelven apaticos, que de repente dejan de querer salir a pasear, empeora la relación con sus guías, resbalan con sus patas traseras, rechazan las caricias o ser tocados en la zona afectada.

Así como con los sintomas que enumeramos a continuación:

  • Cojera que puede aumenta con el ejercicio
  • Caminar y trotar con balanceo de caderas
  • Rigidez matutina
  • Dificultad para levantarse
  • Atrofia muscular
  • Negativa a moverse
  • Cambios en el humor
  • Dolor a la palpación
  • Signo de Ortolani

Si detectamos alguno de estos síntomas lo primero que debemos hacer es acudir al veterinario para realizar las pruebas necesarias y detectar lo antes posible la lesión para poder tratarla debidamente.

¿COMO PODEMOS PREVENIR LA APARICIÓN DE LA DISPLASIA DE CADERA EN PERROS SANOS?


Lo primero que tenemos que cuidar, es la alimentación de nuestro perro, una buena comida puede ayudar a prevenir la displasia de cadera entre otras enfermedades. En caso de que la base de la alimentación de tu perro sea el pienso, busca alguna variedad que contenga condroprotectores y que tenga un contenido de proteínas adecuado.
Una alimentación hipocalórica a partir de los 3 meses y hasta los 8 meses protege de la displasia sobretodo a perros con un rápido crecimiento.


El peso es otro factor importante que debemos tener en cuenta, especialmente en edades tempranas, o en perros ancianos. Tener un peso adecuado disminuira mucho las probabilidades de desarrollar una displasia de cadera o suavizara los dolores y los sintomas en perros que ya tengan detectada esta afectación.

El exceso de ejercicio físico en etapas de crecimiento no es recomendable, sobretodo en perros de razas grandes, evita en la medida de lo posible los saltos, escaleras, juegos de "cazar" pelotas, palos, etc... 

Es muy recomendable acompañar su alimentación con complementos reforzadores de las articulaciones especialmente de nuevo, en perros de razas grandes y de edad avanzada.

Nos puede ayudar en la prevención, mantener al perro en buen estado muscular, realizar ejercicio físico, siempre de forma controlada y regular.

TRATAMIENTO


El tratamiento médico se basa en antiinflamatorios, podemos empezar por antiinflamatorios naturales, que no contiene substancias medicamentosas, si no obtenemos los resultados esperados pasar a los Aine’s y en casos extremos se recurre a córticos

Debemos incluir los nutracéuticos sobretodo los condroprotectores ya que  reducen la incidencia de artrosis y protegen el cartílago articular. 

Éstos son usados en perros sénior de forma muy general pero son muy útiles como protector articular en perros en crecimiento, existen condroportectores específicos para perros jóvenes. 

Las mejoras en el entorno y el hecho de dormir en un lugar cálido y alejado de las humedades.

La fisioterapia puede ayudar mucho a desarrollar mejor la musculatura a reducir el dolor, a sacar tensiones y eliminar compensaciones que el perro ha realizado con las posturas incorrectas y las posiciones antiálgicas. Ésta se basará en TENS, ultrasonidos, ejercicios terapéuticos, el uso de la hidroterapia, laser, ondas de choque.

Aunque existen métodos quirúrgicos como la escisión del músculo pectíneo, triple osteotomía de cadera, artroplastia de la cabeza femoral, osteotomía de pubis, forage, prótesis de cadera al mayoría se practican cuando el perro es joven para, supuestamente disminuir la posibilidad de artrosis coxofemoral secundaria en la edad adulta. La prótesis de cadera debe reservarse para casos graves y una vez ha finalizado el crecimiento.







Niños y Perros

La clave para una correcta convivencia entre ambos está en tus manos. Implica a tus hijos en la correcta educación del perro, y déjale participar activamente en el proceso.

Los niños siempre van a imitar las conductas de sus referentes adultos, si tu eres respetuoso, ellos aprenderán a serlo también. Tener hijos no está reñido con tener perros, ni tener perros está reñido con tener hijos. Niños y perros, es algo perfecto, y puede ser el inicio de una bonita amistad.

La mejor manera de crear una buena relación es implicar a tus hijos en la educación del perro.

Crea juegos y ejercicios que puedan hacer juntos, que sean muy reforzantes para el perro. Podéis construir juegos de estimulación mental, con materiales reciclados que tengáis en casa (Botellas, hueveras, pelotas de tennis, camisetas o trapos viejos, etc...)

Enseñale a tus hijos a respetar el espacio vital del perro, nos suelen divertir bastante imagenes o videos de niños encima de perros, abrazándoles, tumbándose encima de ellos, molestandoles en definitiva. Como cualquier ser racional, la paciencia del perro tiene un limite, y si el niño lo sobrepasa, éste se lo hará saber. Apartándose, huyendo, ladrando, gruñiendo... O en el peor de los casos mordiendo!

Un perro NUNCA muerde sin motivo, y siempre es el último recurso, ante una situación de miedo, inseguridad, o estrés agudo. Si ha llegado a pasar esto, es que alguna cosa en la relación o en la interacción entre ambos no va bien. Y no, el culpable no suele ser el perro, con lo cual, reñirle, gritarle, o incluso pegarle no va a hacer que mejore, todo lo contrario vas a crear una asociación muy negativa respecto al niño, que va a hacer que esa relación se rompa y se pierda toda la confianza. Analiza que ha pasado y solucionalo!

Asegurate de que tus hijos no molestan al perro mientras come.
Uno de los momentos más conflictivos puede ser a la hora de la comida. Igual que a nosotros no nos gusta que los niños nos molesten mientras estamos comiendo, a tu perro tampoco.  
Enseña a tu hijo a esperar a que el perro coma, para poder volver a interactuar con él, a no molestarle, y a respetar zona de confort. 
Una buena idea es que el niño sea el "encargado" de darle la comida al perro y de retirarle el plato cuando termine. De esta manera sentirá que tiene una labor muy útil que hacer y entenderá mejor, que tiene que esperar en otro lugar, a que el perro acabe de comer.

Dale a tu perro su espacio de descanso, siempre en un lugar tranquilo, que no sea de paso y sobretodo, lejos del lugar de juegos del niño. Es importante que el animal pueda tener sus momentos de sueño y descanso siempre que lo necesite.

Una de las normas básicas de convivencia entre ambos debería ser no molestar al perro cuando esté en su cama, durmiendo o descansando, y en caso contrario, evita que tu perro moleste al niño cuando esté en la cama, igual no te parece algo importante, pero todo tiene un porque.

El llanto de un niño, hace que todo el ambiente se tense, nos levantamos corriendo, nos estresamos, nos ponemos nerviosos. Y esas situaciones a los perros no les gustan, con lo cual, indirectamente va a crear una asociación negativa en presencia del niño, que le puede a crear cierta desconfianza.

Haz que disfruten de tiempo de calidad juntos, siempre bajo tu supervisión.

Implícale en las rutinas de paseo, enséñale como pasear con el perro de una forma tranquila, sin correr ni dar tirones de correa. 
Deja que le enseñe habilidades o comportamientos básicos. (Ven, sienta, tumba, quieto...), es algo útil cuando el niño crezca y pueda pasearle solo sin tu ayuda.
Explícale como debe acercarse a otros perros de una forma respetuosa, sin gritar ni correr, para que el perro no se asuste ni tenga una mala reacción. 

Lo normal en un perro, ante una situación desagradable o incómoda es huir y alejarse para evitar el problema, pero cuando hay una correa de por medio que se lo impide, probablemente va a intentar alejar al estímulo que le incomoda (tu hijo), ladrando, gruñiendo... Es algo normal, simplemente le está diciendo que no se acerque. Respétale.

Y lo más importante, dale ejemplo, tu eres el espejo en el que mirarse. Disfruta de la familia al completo y dale la oportunidad a tus hijos de compartir su vida con un perro, estoy seguro que se va a convertir en su mejor amigo!

BONO REGALO NAVIDAD Educación y Deportes caninos

Estas Navidades regala Educación y Deportes caninos en ZonaCan Bilbao.

El mejor regalo para ti y tu perro, o para regalar a quien tu quieras! 

Empieza el año con buen pie, y disfruta de 1 Clase gratis en nuestros servicios de educación o deportes caninos para que disfrutes junto a tu mejor amigo de nuestras actividades.

Ya no tienes excusa para aprender y compartir con tu compañero la experiencia ZonaCan! ya sea para solucionar problemas de comportamiento, iniciar su educación, o practicar alguna de nuestras modalidades deportivas, Dogfrisbee o Agility.




Envíanos un mail con el código ZCNAVIDAD17 contándonos que es lo que más te gustaría hacer y te infórmaremos de todo sin compromiso.


5 Consejos navideños para perros

Os dejamos unos sencillos consejos, para que las Navidades no le pasen factura al comportamiento de vuestros perros.

 

Es algo muy común que durante los días de vacaciones, o incluso en los días posteriores, aparezcan comportamientos indeseados en nuestros perros.

Los cambios de rutinas, las visitas en casa, el ambiente festivo y estresante, va a provocar cambios en el estado emocional de nuestros perros, con lo cual debemos intentar que a pesar de ser unos días en los que casi "obligatoriamente" debemos reunirnos en comidas, cenas y celebraciones, sean lo más agradables y tranquilos para nuestros compañeros.


Procura mantener las rutinas de paseo

Algo importante en el día a día de tu perro, es la rutina de paseo, intenta cambiarla lo menos posible, mantén sus horarios y tiempos de paseo. Dale la oportunidad de poder realizar paseos tranquilos con y sin correa, que pueda cubrir el 100% de sus necesidades.

Haz que las visitas respeten vuestras normas de convivencia

Tener visitas en casa no significa que deban ser una molestia para tu perro, marca unas normas claras a todo el que venga a tu casa, como por ejemplo:
  • No excitar al perro al llegar a casa
  • Respetar su tiempo de descanso
  • No dar comida en la mesa
  • No gritar, ni alterar el ambiente 

Prepárale juegos de olfato

Una muy buena idea es que estos días aumentes los ejercicios de olfato y reducción de estrés, especialmente los días anteriores y posteriores a los acontecimientos más importantes de estas fechas, cenas, comidas, celebraciones... De esta manera ayudarás a tu perro a relajarse, y a entretenerse mientras las visitas están en casa.

Evita el uso o la presencia de pirotecnia

Lo ideal sería que cualquier perro pudiera estar lo más alejado posible de las zonas de uso de petardos, pero ya que no siempre puede ser así, minimiza todo lo que puedas el ruido, incluso el olor de la pólvora, (recuerda que el miedo a los petardos, no solamente puede producirse por el ruido, sino que el olor de la pólvora también puede ser un condicionante importante para que el miedo aparezca).
Cierra puertas y ventanas, baja las persianas, pon música tranquila a un volumen que amortigue lo máximo posible el ruido.

No le dejes solo en el coche

Ya os hemos explicado en otros posts, que los perros aprenden mediante asociaciones, tanto positivas como negativas. Si no quieres que el coche se convierta en un estímulo negativo para tu perro, no le dejes solo estos días, podrían asustarle los petardos, el jaleo de la gente... Lo mejor que puedes hacer es llevártelo contigo, o en el caso de no poder, y tener que dejarle en casa, procura que sea el tiempo justo, y prepara la casa como te hemos explicado en el anterior consejo.

Desde ZonaCan esperamos que disfrutéis al máximo de estas fiestas, y sobretodo, que no descuidéis a vuestros perros. Prevenir, es la mejor manera de solucionar problemas de comportameinto.


Planes con perros... Para días de lluvia

Los días lluviosos son muy útiles para dedicarle tiempo a conocer mejor a tu perro, a trabajar su mente y su olfato.

En esta época del año donde la lluvia aparece con más frecuencia en muchos lugares del país, son muchos los que descuidan las rutinas y las necesidades de sus perros. La lluvia, el frío, la nieve... No son excusa para no disfrutar de tu perro, debemos mantener las rutinas de paseo, como cualquier día del año, si es cierto que los paseos probablemente sean más cortos o más rápidos, pero, si tenemos un poco de imaginación y motivación podemos hacer otras cosas muy útiles y divertidas.

Enseñale a usar su nariz

Prepárale juegos de olfato, donde deba usar su nariz para encontrar "premios" o juguetes escondidos por casa, es un ejercicio que cualquier perro debería poder hacer a diario, tanto en casa como en la calle. Estos juegos le ayudaran a ser un perro más seguro de si mismo y más resolutivo a la hora de gestionar problemas.



Prepárale juegos interactivos y mentales

 

Con cualquier cosa que podamos encontrar en cualquier casa podemos inventar juegos mentales para nuestros perros, del mismo modo que los juegos de olfato, este tipo de ejercicios, ayudarán a tu perro a mejorar su autoestima y su poder de resolución.
  • Unos vasos de plástico y unos premios a modo del juego del "trilero"
  • Una huevera y unas pelotas de tenis con premios debajo
  • Una simple toalla vieja, con premios debajo
  • Cajas de cartón, unas bolas de papel de periódico y unos premios en su interior
Son simples ejemplos, de los juegos más sencillos que le puedes preparar, a medida que vaya aprendiendo y cogiendo confianza, puedes inventarte millones de ejercicios. Usa tu imaginación!

Aprovecha para trabajar ejercicios de obediencia o habilidades ya aprendidas

 

Con solo 5 minutos al día puedes aprovechar a enseñarle, o a reforzar ejercicios sencillos. Sentados, tumbados...  Reforzar ejercicios ya aprendidos y mantener la mente trabajando va a hacer que tu perro se sienta útil, se divierta contigo, y refuerce vuestro vínculo.

 

Trabaja nuevos ejercicios, que os puedan ser útiles en vuestra convivencia

 

No se necesita un gran espacio para poder divertirte entrenando con tu perro. Seguro que hay muchas cosas que puedes o quieres trabajar y nunca encuentras el momento. 
  • Enseñale a estar tranquilo en su cama.
  • En caso de viajar con transportin, aprovecha para empezar a crear una buena asociación.
  • Cuantos de vuestros perros ladran al escuchar el timbre? Aprovecha que estaréis mas tiempo en casa para trabajarlo.
  • Enseñale a tu perro, a estar tranquilo en casa.
Puedes trabajar lo que te apetezca, solo te llevará 5 minutos, pero hazlo!

Uno de los que más me gusta a mi, aprende a observarle y a haceros compañía mutua

 

Muchas veces no damos importancia a observar o a "escuchar" las necesidades de nuestros perros, no les dejamos descansar, le estamos constantemente hablando, pidiendo cosas absurdas, "molestando" en su descanso, incitando a jugar de una forma adictiva y peligrosa. 
Hasta el momento en que los que queremos descansar somos nosotros. Y ahí nos molestan, nos piden jugar cuando no nos apetece, reclaman nuestra atención, a veces de forma repetitiva y molesta, ladran, corren por toda la casa, son ruidosos... ¿Encuentras alguna coincidencia? ¿Por que te molesta algo, que tu mismo estas fomentando y enseñando?
Aprende simplemente a estar con él, a estar tranquilos, a descansar, a dormir una siesta 
conjunta, a relajaros...

Disfruta con tu perro... También los días de lluvia.

Sin MOTIVACIÓN no hay EDUCACIÓN

Paciencia, constancia, estructura, dedicación... No te servirán de mucho, si no consigues MOTIVACIÓN.

Cada punto cuenta a la hora de educar o entrenar a tu perro, pero todos van ligados a la motivación. Descúbrela, creala, y trabajala, solo así conseguirás los resultados que te propongas.

La motivación es necesaria no solamente para el perro, sino también para nosotros, hagamos lo que hagamos siempre lo hacemos con un fin motivacional, que no tiene por que ser algo material, puede ser también una motivación emocional.

El primer paso a la hora de "trabajar" con un perro, debe ser , conocer el individuo que tenemos delante, hacer un esfuerzo por entender, y descubrir que le gusta, y de que manera se lo podemos proporcionar, para que sea la motivación exacta, ni mas, ni menos.

Hasta aquí todo parece ser muy fácil y lógico, con lo cual ningún guía debería tener problema a la hora de entrenar con su perro. Pero justo en este momento es donde aparecen los errores más comunes.

"Mi perro por comida hace lo que quieras"
"Si saco la pelota, hace hasta el pino"

A tu perro le gusta exactamente igual un trozo de frankfurt que un trozo de jamón? O una pelota de goma dura, que una pelota de goma blanda?

Si yo te diera a ti 5€ seguro que los cogerías, pero si tuvieras elección entre coger 5€ o 50€? Piénsalo.

Otro error muy común es confundir entre motivación y obsesión, lo solemos ver en perros cuya motivación es el juego, debemos ser muy cautos con este tipo de perros, ya que la linea entre una cosa y otra es muy fina.

Un perro debe estar lo suficientemente motivado para que la sesión de trabajo sea exitosa, pero no tanto como para que sea incapaz de escuchar, pensar y actuar. Si sobrepasamos esa linea, "estamos vendidos" y tenemos un gran problema.

La desmotivación hará que se distraiga con facilidad, que aparezca la frustración, por ambas partes, que busque alternativas al trabajo que estás intentando hacer con él, y que no haya aprendizaje alguno.

En el caso de la sobremotivación, el perro será incapaz de pensar, aumentará el nivel de estrés, fallará en comportamientos ya aprendidos, y la consecuencia será parecida, no habra aprendizaje alguno.

Aprende a observarle, a conocerle, a saber cuales son sus gustos, estructura bien las sesiones, se progresivo, paciente y constante. 

Si tu perro sabe que le escuchas, que te tomas tu tiempo por entenderle, permites que se pueda equivocar, sabes que necesita en cada momento, y lo compartes con él.  Va a estar encantado de "jugar a aprender contigo".

Solo así vas a conseguir la motivación perfecta, que no es otra cosa que, TU mismo.