Euskera para perros!... y otras lenguas.

Etorri, ona, etzan, oso ondo!...

En el momento que decidimos compartir nuestra vida con un perro, la primera preocupación que nos viene a la cabeza, es la necesidad de educarle, de enseñarle las conductas que nosotros deseamos, incluso de que haga trucos y habilidades, algunas de gran utilidad y otras simplemente por diversión o por compartir un rato con él ejercitando su mente, lo cual nos parece genial y necesario. Pero aquí es cuando surgen muchas dudas de como hacerlo, que señales utilizar, ¿que palabras entiende el perro?


¿Por donde empezamos?

Las palabras son solo palabras, podemos escuchar señales en distintos idiomas, para idénticos comportamientos. Sientate, eseri, sit, sitz... Banana. Si "banana" también puede ser una señal para hacer que tu perro se siente. Las palabras solo tienen significado para nosotros, pero para un perro no, hasta que las asociamos a un comportamiento. No importa lo que le digas, si primero no le explicas que acción debe realizar frente a la señal que tu le indiques, no la va a hacer!


Entonces, ¿en que idioma debo decirle las señales?

Desde que se empezó a crear la necesidad de adiestrar a los perros, las personas han ido evolucionando, o así debería haber sido, las modas han cambiado, se han inventado infinidad de disciplinas y deportes caninos, según las regiones o países donde mejor acogida han tenido o según las normativas de dichas disciplinas, ha habido palabras y señales que son las que se han ido haciendo, más "populares" o más escuchadas por así decirlo. 
Sit, platz, au pie, look... Fijaros que normalmente son palabras cortas, que en algunos casos, al decirlas, tienen un tono contundente, suelen llamarse "órdenes" pero yo prefiero llamarlas "señales", manías de cada uno, no me gusta ordenar nada a nadie, y menos a mis perros, simplemente colaboramos, aprendemos y nos divertimos juntos. Yo con ellos y ellos conmigo.
Si que es cierto que debemos procurar elegir señales cortas, las pueden aprender y memorizar con más facilidad, indiferentemente del idioma, o el significado real de la palabra. Al fin y al cabo muchas veces inconscientemente no es la palabra lo que hace que decidan hacer la acción que vosotros le intentáis enseñar, sino vuestro lenguaje corporal, o vuestro tono de voz!


Haz del aprendizaje un juego divertido para los dos!

La formula más eficaz para trabajar la obediencia y la educación de un perro es la siguiente: diversión = aprendizaje
Da igual que simplemente quieras enseñarle comportamientos básicos, como si quieres entrenar a un perro de competición y tener resultados fiables, sin diversión no hay aprendizaje. 
Una cosa muy importante que todos deberíamos tener en cuenta es que el entrenamiento implica un aumento del estrés y que aunque solo dediquemos 10 minutos al día, los otros 1430 minutos, debemos y queremos tener un perro tranquilo y equilibrado. Debemos hacer sesiones cortas y bien estructuradas, y no dar el siguiente paso si el anterior, no está entendido, aprendido y afianzado. Controla en todo momento los tiempos de trabajo, es igual o más importante el tiempo de descanso, como el tiempo de entrenamiento. Utiliza un tono de voz, agradable, divertido y respetuoso para el perro. No por gritar más o ser más "duro" con el perro va a aprender antes, sino todo lo contrario, probablemente vas a conseguir que el perro no quiera trabajar ni aprender nada contigo.

Así que da lo mismo si le enseñas en Euskera, Alemán, Inglés, Francés o Swahili, o si le dices "muy bien", "good", "oso ondo" o "oso panda".

Divertiros y aprended juntos, el uno del otro y el otro del uno.

Si aún así tenéis dudas, podéis uniros a nuestros grupos de habilidades caninas, para poder aprender y enseñar a vuestros perros las habilidades que queráis de una forma divertida.

Club de Habilidades caninas