5 Consejos para mejorar los paseos con tu perro

Consigue mejorar la calidad de los paseos con tu perro

El paseo es una parte muy importante en la vida del perro, en él se deben cubrir muchas de las necesidades básicas de la vida del animal. Olfatear, socializarse, gastar energía, hacer pis / caca, interactuar con el entorno, investigar, o descubrir el mundo que les rodea.

Muchos de los problemas de conducta que muestran hoy día los perros tienen su origen, en el paseo. Para ello es básico, que los paseos se conviertan en algo relajante y tranquilo, sin malas experiencias, y con la seguridad de que las expectativas o necesidades del perro queden cubiertas.

  • Utiliza un collar o arnés cómodo y una correa lo suficientemente larga


Busca la comodidad del perro, utilizar collares que puedan molestar o incomodar al perro (collares de pinchos, de ahogo, eléctricos...) no va a hacer que dejen de tirar. Incluso puede hacer que el problema empeore, o desencadene en problemas aún más graves, como miedos o agresividad.
La correa debe ser lo suficientemente larga, como para permitir que el perro pueda tener la posibilidad de oler el suelo o incluso cualquier estimulo que pueda encontrarse a su alrededor, almenos 2 o 3 metros.

  • No tengas prisa, es SU paseo


Permite al perro disfrutar del paseo, tomarse su tiempo, hay muchos estímulos interesantes, muchos olores, muchas cosas atractivas desde la perspectiva del animal. Es SU momento, déjale que lo disfrute tranquilamente, tu solamente estas allí para compartirlo y acompañarle.

  • Ver, oír y callar


Utiliza el momento del paseo para pensar en tus cosas, desconectar del estrés del día a día. Sí, lo sé muchas veces el paseo se convierte en algo todavía más estresante para el guía, no te preocupes, en cuanto consigáis mejorar la calidad del paseo, eso va a cambiar! Haz que el perro también pueda dedicarse a sus cosas, intenta hablarle lo menos posible, que pueda concentrarse en usar su nariz, parar cuando necesite, relacionarse, etc...

  • Déjale elegir la ruta

Una buena idea, es que en alguno de sus paseos, él mismo elija que le apetece hacer, o donde quiere ir, tu simplemente síguele, y acompañale, seguro que descubres muchas cosas que le gustan y otras tantas que no. A menudo muchos perros tienen asociaciones muy negativas con algunos lugares donde soléis pasear, y por ello aparecen problemas de conducta que no solemos realacionar con el paseo, pero que van directamente ligados a él.

  • Trabajo, constancia y paciencia

Para un perro, pasear atado a una correa es del todo anti-natural, con lo cual debe trabajarse desde el primer día. La creencia de que el perro a medida que vaya creciendo ya se calmara, y todo se solucionara solo, es errónea. No lo dejes, trabaja a diario, y pide ayuda profesional si es necesario. La calidad de los paseos va a influir directamente con el estado emocional del perro, con lo cual es algo que no debéis olvidar nunca. Es su momento. Haz que lo disfrute.