Requisitos del buen adoptante

Medita bien si cumples todos los requisitos a la hora de tomar la decisión de adoptar un perro.

 

Compromiso, constancia, paciencia, dedicación...


Adoptar un perro es una decisión que va a influir directamente tanto en vuestras vidas, como en la del perro que decidáis adoptar. ¿Realmente estás preparado para afrontar esta nueva etapa? ¿Estás dispuesto a aceptar todos los cambios que va a haber en tu vida?

Dar una segunda oportunidad a un perro abandonado, es un experiencia única e irrepetible, cada perro tiene una historia, un pasado, y un futuro que todavía está por descubrir. Por eso no debemos dejarnos llevar solo por el corazón, si realmente no estamos dispuestos a escribir ese futuro juntos.


Comprometete


Asegurate de que no solo es un acto de buena fe, o un capricho pasajero. Ten el compromiso de que vas a estar a su lado hasta el último día. Es su segunda oportunidad, no dejes que tenga que buscar una tercera. Probablemente no sea el perro perfecto desde el primer día, aunque para ti eso no debería ser un problema, tu te has comprometido a ayudarle y a educarle para que tenga una vida feliz a tu lado.

Se muy constante


Es normal que un perro adoptado traiga consigo una mochila llena de problemas, malos hábitos, y conductas indeseadas. No te alarmes! Todo tiene solución si dedicas el tiempo suficiente, un rato cada día, es una carrera de larga distancia, solo es cuestión de trabajar y aprender el uno del otro, con unas buenas pautas y la ayuda de un buen educador canino, conseguiréis solucionar los problemas.


Ten paciencia


Seguro que hay días que tienes ganas de arrojar la toalla. Habrá días mejores y otros peores. Lo primero que debes entender, es que su vida también ha cambiado por completo, y tiene que adaptarse poco a poco a sus nuevas rutinas, su nueva familia. Los primeros días o semanas son muy críticos, pueden aparecer miedos, inseguridades, conductas destructivas... Dale tiempo, a su ritmo, con tu paciencia y dedicación verás como poco a poco las aguas van volviendo a su cauce.

Dedicale el tiempo necesario


Dicen que el que algo quiere, algo le cuesta. Los problemas no se solucionan solos con el paso del tiempo, probablemente si no inviertes unos minutos de tu tiempo a diario empeore la situación. Te has comprometido a darle esa segunda oportunidad, dedicale tu tiempo, la mejor manera de conoceros y de saber que esperáis el uno del otro es compartir el día a día, si no conoces a tu perro, difícilmente sabrás como ayudarle a superar sus problemas. Parece una tarea complicada, casi imposible, pero no hay otro secreto que la dedicación.

Si estás dispuesto a cumplir estas condiciones, vas a descubrir una de las experiencias más bonitas y enriquecedoras de tu vida. Seguro que no te arrepentirás, y harás muy feliz a un perro necesitado. Así que gracias. Gracias por tu compromiso, gracias por tu constancia, gracias por tu paciencia, y gracias por tu dedicación.