¿A tu perro no le gustan los viajes en coche?

Es algo contradictorio que a tu perro no le guste viajar en coche, si cuando sube suele ser para ir a sitios agradables y divertidos, verdad?

No te preocupes, es algo muy común sobretodo en cachorros o perros adoptados que no estén acostumbrados a viajar dentro de un vehículo.

Jadeos, exceso de salivación, lloros, hiperactividad, incluso vómitos. Son algunos de los síntomas que te harán detectar que tu perro no lo esta pasando bien.

¿QUE PODEMOS HACER PARA MINIMIZAR EL PROBLEMA?

Lo primero que debemos hacer cuando detectamos un problema, es analizar la situación
  • Se marea o se estresa siempre, sea cual sea la duración del viaje?
  • Donde viaja el perro. En el asiento de atrás, en el maletero, dentro de un transportín?
  • Que sistemas de sujeción utilizamos? Arnés de cinturón, collar, transportín...
  • El problema aparece independientemente de quién conduzca?
Hazte todas las preguntas necesarias que te permitan descubrir el origen del problema. Muchas veces simplemente aparece por que se marea, a causa de una conducción brusca, o una mala sujeción. Con lo cual tiene una mala asociación con montar en el coche. Es decir:

Ver el coche (condicionante) >>> Consecuencia conocida (mareos, golpes, inestabilidad) 
= Miedo, inseguridad (Aumento del nivel de estrés) 

El primer paso para empezar a solucionar el problema es ver donde esta el inicio del mismo. Cuando hay un condicionante claro, que lleva al perro a ese estado de nervios, tienes que empezar a contracondicionar ese estimulo negativo, para poder reducir su nivel de estrés, si no, no conseguirás el resultado que buscas.
Se muy progresivo y meticuloso en el proceso, plantéaselo como un juego, subiendo y bajando del coche por si mismo, jamás le fuerces a hacer algo que no quiere hacer, tiene que ser un proceso agradable para el perro.

Una vez tengas esto conseguido, convierte el coche en un lugar tranquilo y positivo. Puedes darle algún hueso o juguete interactivo para que lo coma dentro del vehículo, primero con la puerta abierta, luego cerrada, con el vehículo parado, para después arrancarlo, sin moverse, en movimiento, etc...

Imagínate un vídeo, de todo el proceso que hacéis a la hora de montar en el coche e ir a cualquier lugar, y divídelo en fotogramas (cada fotograma, sería un paso).

No des un paso adelante, hasta que el anterior esté asumido y positivizado.

Espero haber podido ayudaros a entender, el por qué de este problema tan común y haberos animado a solucionar el problema.

No obstante, lo mejor que podéis hacer es contactar con algún educador canino de vuestra zona para que os pueda asesorar en el proceso.