6 Consejos para socializar correctamente al cachorro

Socializar al cachorro es una de las primeras recomendaciones que nos dan a la hora de iniciar la convivencia con el nuevo miembro de la familia. 


No parece una tarea demasiado difícil, pero si no lo hacemos como es debido, pueden aparecer problemas de conducta en nuestro perro, que más adelante pueden ser un quebradero de cabeza.

A continuación os dejamos unos sencillos consejos que os facilitarán esta labor, y os ayudaran a que el proceso de socialización sea el más adecuado para tu perro.


  • La socialización no solamente debe centrarse en conocer o interactuar con otros perros.

El entorno donde vivimos, la gente, otros animales... En definitiva, todo aquello que en un futuro vaya a formar parte de su vida, es importante. No descuides ninguna cosa, ninguna persona, sea adulta o sean niños, hombres, mujeres, ancianos. Refuérzale la correcta interacción con cualquiera de ellos, y haz que siempre sea de una forma educada y tranquila, tanto por parte del cachorro, como por parte del otro individuo.

  • Asegurate de que siempre tenga experiencias positivas.

Elige las situaciones, o los individuos adecuados para que no tenga experiencias traumáticas. Una mala interacción en esta etapa te puede estropear el trabajo. Haz que todas sus relaciones, tanto con el entorno, humanos o perros, siempre le dejen un buen sabor de boca, de esta manera la próxima vez tendrá ganas de volver a interactuar con ellos.



  • Respeta el ritmo de aprendizaje de tu perro.

Cada perro tiene un carácter y una personalidad distintos, con lo cual aprenden a ritmos diferentes. No le obligues a hacer nada que todavía no esté preparado o seguro de hacer. Se muy progresivo y muy paciente en el proceso, deja que sea él mismo el que marque los pasos a seguir.

  • Vigila el tiempo de exposición y de interacción con el entorno.

No por estar más rato jugando con otros perros o personas va a socializarse mejor, ni más rápido. No caigas en ese error. Ten en cuenta la edad que tiene tu perro, y se consciente, de que no puede tener el mismo tiempo de actividad que un perro adulto. Si el perro está cansado, está agobiado, o te muestra de alguna manera que quiere irse o terminar de relacionarse, respétalo! Ya tendrás tiempo la próxima vez de seguir socializándole.

  • Elige cuidadosamente con que perros se relaciona.

Los demás perros adultos, son los que poco a poco le van a ir enseñando a relacionarse entre ellos, y a medida que vaya creciendo le van a marcar ciertos limites, para que entienda y aprenda a evitar conflictos y a gestionar distintas situaciones. Eso quiere decir, que no todos los perros valen, en este momento. Evita perros con problemas de conducta, perros muy bruscos a la hora de jugar, etc... Recuerda que deben ser siempre experiencias positivas, vigila que no le hagan daño jugando, ni le agobien demasiado.

  • No intervengas a no ser que sea estrictamente necesario.

Un cachorro debe tener la oportunidad de descubrir el mundo por sí mismo, déjale explorar, investigar, relacionarse, equivocarse... Tu solo observa y acompañale, pero haz que sea él quien gestione las situaciones,  no te entrometas, a no ser que sea en caso de extrema necesidad. Nuestra interacción solo puede hacerle dudar o crear un conflicto donde no lo hay.

Aprende a disfrutar de la compañía de tu nuevo amigo, siempre de la forma más respetuosa posible, no tengáis prisa por aprender, deja que todo siga su curso natural y de esta manera conseguiréis superar esta fase tan importante en la vida del perro de forma exitosa.

¿Necesitas ayuda?¿Tienes más dudas, y no sabes como afrontarlas?

 

Por si os puede interesar, os dejamos la información sobre nuestra próxima edición del curso "Educación para Cachorros" que impartiremos los próximos 21 y 22 de Abril en Bilbao. Donde hablaremos sobre este tema, entre otros muchos, de esta etapa tan importante de la vida del perro.

También puedes ampliar la información y ver el temario a través del evento de Facebook.
Curso: Educación para Cachorros - Evento Facebook